• Regístrate
Estás leyendo: INE: autonomía y presupuesto
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 17:52 Hoy

Columna de Ciro Murayama

INE: autonomía y presupuesto

Ciro Murayama

Publicidad
Publicidad

A pesar de que el Instituto Nacional Electoral (INE) solicitó el presupuesto más bajo de su historia, la Cámara de Diputados acordó el mayor recorte en la vida de la autoridad electoral. La disminución de 950 millones al INE tiene severas implicaciones para cumplir con atribuciones fundamentales.

La solicitud presupuestal del INE para 2019 abarcó 11 mil 347 mdp, que implicaba una reducción de 37.4% respecto a 2018, año de elecciones federales, y menor en 5% a 2017. El INE se planteó absorber la menor cantidad de recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación: menos de 20 centavos por cada 100 de gasto, pues hizo suyos, de forma responsable, los criterios de racionalidad y austeridad.

Del total solicitado, 10 mil 141 mdp (89%) son presupuesto base, es decir, para cumplir las obligaciones permanentes del INE. La tarea más delicada, y apreciada, es mantener vigente el padrón electoral. Con la expedición de más de 15 millones de credenciales al año, el INE brinda un servicio público gratuito a millones de personas e instituciones: bancos, líneas aéreas, oficinas públicas, notarías, etcétera. Producir la credencial y mantener al día al padrón absorbe el 28% de los recursos del INE. Además de autoridad electoral, el INE es en los hechos el garante de la identidad ciudadana.

Otra tarea consiste en monitorear de forma permanente las señales de 3 mil 200 concesionarios de radio y televisión en todo el territorio que deben emitir los promocionales de los partidos. Ese monitoreo, por cierto, puede ser aprovechado por otras instancias del Estado que regulan a los medios (apenas el viernes 21 el INE firmó un convenio para tal fin con la Secretaría de Gobernación). Además de autoridad electoral, el INE es administrador y monitor de los tiempos del Estado en los medios.

El INE fiscaliza los recursos de los partidos políticos en todo el país, en cada comité estatal, para asegurar que el financiamiento público sea bien utilizado y que el privado provenga de fuentes limpias. Además de autoridad electoral, el INE es un auditor financiero.

El INE hace elecciones confiables, en los contextos más difíciles (inseguridad pública, protesta social, encono político) porque tiene un servicio civil de carrera permanente, cuyos cargos son ocupados por concursos de oposición abiertos y con evaluación permanente del desempeño. Hay que incluir, además, la educación cívica, coordinar al sistema nacional de elecciones, regular al sistema de partidos. A ello va el presupuesto base del INE que no se incrementó en términos reales en su solicitud para 2019.

Y, claro está, el INE también hace elecciones y tiene la tarea de instalar las casillas en los comicios federales y locales. En 2019 habrá en Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas. En esas entidades serán convocados a las urnas más de 9 millones de electores, por lo que el INE tendrá que visitar un millón 180 mil domicilios para invitar a los ciudadanos a ser funcionarios de casilla, a fin de instalar más de 16 mil casillas el primer domingo de junio. Ese trabajo de campo costará 619 millones de pesos.

El INE tiene que solicitar el financiamiento público de los partidos políticos, que en 2019 ascenderá a 4 mil 965.8 mdp, pero ese dinero no puede ser tocado ni reducido por el instituto, pues surge de una fórmula constitucional.

Así que el recorte que aplicó la Cámara de Diputados, por $950 millones, deja el presupuesto de operación del INE en 10 mil 397.2 millones de pesos. Ello implica que si cumple con sus tareas ordinarias, no puede hacer las elecciones de 2019. O bien, que sacrifique tareas clave (credencialización, monitoreo, fiscalización) para instalar las casillas.

Nunca un recorte a la autoridad electoral nacional había comprometido la realización de elecciones o tareas fundamentales. Las atribuciones del INE son para garantizar derechos humanos: la identidad y el voto entre ellos. El INE no va a renunciar a cumplir con su mandato constitucional. Será en el marco del Estado de derecho, de respeto a la autonomía y de división de poderes como habrá de resolverse esta delicada situación.

* Consejero Electoral del Instituto Nacional Electoral.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.