• Regístrate
Estás leyendo: De Notre Dame a San Francisco
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 09:48 Hoy

Sin pedir audiencia

De Notre Dame a San Francisco

Carlos Martínez Macías

Publicidad
Publicidad

Mientras que el presidente de Francia hace un llamado a su país y al mundo para reconstruir la catedral de Notre Dame, emblemática joya de la humanidad afectada por un terrible incendio; en Jalisco y en México el gobierno federal y el estatal fueron omisos e indolentes para preservar intactos monumentos históricos tras el paso de la polémica Línea 3.

Aunque existía toda una normatividad que cumplir por medio de la autoridad que representa el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el manoseo político permitió ignorar las condiciones técnicas mínimas para cumplir con los protocolos.

La delegada del Instituto de Antropología, Martha Lorenza López Mestas Camberos mediante oficio 401B 683.2015/2019/Dirección del 19 de febrero de 2015, advertía al titular de Siteur que no se habían cumplido acuerdos como entrega de información.

El ocho de abril de 2015, la misma delegada en oficio 401.F683.2015/436/Dirección enviado a Rodolfo Guadalajara, director general de Siteur, advertía que a fin de garantizar la seguridad e integridad del patrimonio histórico, “se deberá contar con un levantamiento actual de los monumentos históricos ubicados en el área de impacto, con acta notariada que de fe del estado en que se encuentran antes de iniciar los trabajos”.

Además, se deberá instalar un sistema de monitoreo contante del comportamiento estructural; se deberá otorgar una fianza por cada uno de los monumentos históricos colindantes con la línea de trazo del tren que garantice a satisfacción el pago por los daños que pudieran sufrir los monumentos.

Finalmente concluye que hasta en tanto se concluyan los trabajos de salvamento y se presente la información solicitada, este instituto estará en posibilidades de emitir el dictamen correspondiente.

No obstante lo único que entregó la empresa Senermex, encargada de la gerencia de la obra, fueron dos DVDs que contenían el Proyecto Ejecutivo de la Línea 3 del Tren Ligero de Zapopan, Guadalajara y Tlaquepaque y en el portal de transparencia de la línea, no aparece el dictamen de aprobación del INAH, así como las fianzas respectivas para cada edificio histórico.

En evidente contraposición con el marco legal de salvaguarda del patrimonio histórico de Jalisco y México, las obras de la Línea 3 avanzaron afectando lo mismo decenas de viviendas particulares y edificios históricos como la Casa de los Perros, la Catedral de Guadalajara y sobre todo el templo de San Francisco.

En el caso de la Catedral sufrió agrietamiento de paredes y estructuras, grietas en los campanarios, en la parte frontal y la torre norte que presentaba ya una inclinación, profundizó la misma a partir del paso de la tuneladora. Todos estos daños ya constan en una bitácora del INAH que se está haciendo cargo de las reparaciones, con cargo al presupuesto federal y no a fianza alguna.

En el caso del templo de San Francisco los daños fueron mayores. Como el trazo del túnel hace una curva que pasa por un costado del templo, la compañía constructora inyectó cemento supuestamente para proteger a la iglesia de más de cuatro siglos que lo mismo que la catedral, carece de cimientos.

Pero la técnica fue fallida. El templo presenta severas grietas, las bóvedas están dañadas y también es motivo de una restauración.

Por encima de los criterios técnicos, lo que se mantuvo en la obra fue el control y la presión política para sacar adelante los trabajos, no importa que en el camino perjudicaran los monumentos históricos de Jalisco.

Irónicamente, la compañía Sener que tiene su sede en España, presume en revistas especializadas internacionales, como interempresas.net (http://www.interempresas.net/ObrasPublicas/Articulos/229666-SENER-en-la-linea-3-del-metro-de-Guadalajara.html) su participación como gerente del proyecto de la Línea 3.

Especialmente señalan seis monumentos históricos que estaban en el trazo de la línea: el templo Santuario de Guadalupe, templo de San José, Museo del Periodismo, Palacio Municipal, Catedral Metropolitana y el templo de San Francisco.

Refieren su experiencia en contratos similares donde construyeron túneles bajo la Sagrada Familia o la Pedrera en Barcelona y dicen que gracias a la implantación de tratamientos, toma de decisiones y adaptación de la tuneladora a las exigencias del terreno, consiguieron la reducción del impacto por la excavación de un túnel a prácticamente cero, “como quedó demostrado en los ejemplos de la Catedral e iglesia de San Francisco”.

Pero por la afectación “cero” a la que se refieren, la Catedral está en restauración y el templo de San Francisco tiene más de un año cerrado.

(Lo invito a que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.