• Regístrate
Estás leyendo: La montaña Rusa
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 15:55 Hoy

La tercera de Isaac

La montaña Rusa

Carlos Gerardo Landeros Araujo

Publicidad
Publicidad

En la vida hay muchas ocasiones en las que te esfuerzas mucho, haces las cosas como deben ser, sigues el camino que hay que seguir y al final, cuando parece que todos los planetas se alinean, en efecto si lo hacen, pero en tu contra y no obtienes ese resultado que tanto anhelas. 

En esos momentos, sobreviene la frustración, el enojo, la tristeza, el coraje, la búsqueda de pretextos y salidas y también algunos ahogan sus penas con alegres brebajes, pero al final y cuando la cruda se ha ido, regresamos a la realidad en la cual empezamos, volvemos a ese punto en el que estábamos cuando aún ni siquiera empezábamos.

En ese punto, es cuando debemos valorar que tanto nos afecta el que las cosas no se dieron, muchas veces lo que nos afecta no es el resultado en sí, sino nuestra reacción a ese resultado y aquí es donde debemos tener cuidado. 

Los seres humanos no somos máquinas y tenemos emociones, pero es importante que la frustración o la decepción que a veces nos invade, no termine controlándonos y determinando nuestras acciones. 

Primero que nada debemos canalizar ese malestar que sobreviene cuando algo no salió como deseábamos, después entendamos que la situación que estamos viviendo es totalmente temporal, pasará y pasará muy rápido, posteriormente en lugar de quejarnos debemos seguir buscando lo que anhelamos, nada ganamos con darnos por vencidos, lo importante es volver a intentar y si hay que fallar otra vez, pues volvemos a fallar y así vamos a aprender una nueva forma de cómo no hacer algo, para corregir y hacerlo bien la próxima ocasión. 

El fracaso en realidad no existe, lo que existe es la experiencia que uno adquiere cuando un resultado no es favorable y de esa experiencia se aprende, en pocas palabras, comenzamos nuestro camino hacia la resiliencia.

La vida, como la montaña rusa, tiene sus subidas y sus bajadas, y en ellas hay emociones, miedos, alegrías y gozo, solo queda disfrutarla y ponerle nuestra mejor cara, para que la próxima vez que intentemos algo, la bajada se más corta y la subida sea más prolongada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.