• Regístrate
Estás leyendo: El conformismo mexicano
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 03:38 Hoy

La tercera de Isaac

El conformismo mexicano

Carlos Gerardo Landeros Araujo

Publicidad
Publicidad

Recientemente la UNAM realizó un estudio para reconocer el sentir del mexicano acerca de los mismos mexicanos. El objetivo era saber qué pensábamos de nosotros mismos. 

Este estudio efectuado en 32,000 viviendas a lo largo de nuestro territorio, nos dice que a pesar de que ha crecido la diversidad de religiones, un 73% de nosotros acudimos con la Virgen de Guadalupe cuando tenemos algún apuro, pero a la hora de pagar nuestros pecados, solamente un 40% cree que iremos al infierno y un 20% encuentra la solución a sus problemas en la brujería. Seguimos siendo una sociedad con un arraigado sentido de la ayuda divina. 


En temas económicos, un 77% considera que todos nuestros males en este sector son culpa de la corrupción y he aquí lo interesante, un 75% se considera honesto, pero considera que un 80% de los mexicanos son corruptos, considera también que 10% se dedica a actividades delictivas, 65% es conformista y prefiere que no lo incomoden y solamente un 25% presenta deseos de una superación basada en un trabajo arduo y dedicado. 

 
Por increíble que parezca, preferimos continuar en nuestra zona de confort a arriesgarnos a aventurarnos en algún proyecto que nos requiera un esfuerzo mayor. 

Lo anterior lo traemos a colación a raíz del desencanto que sorpresivamente ha generado el programa “Jóvenes Construyendo el futuro”. 

 
Poniendo como ejemplo al estado de Durango, encontramos que este proyecto que buscaba favorecer a 200 mil jóvenes con becas de 3,600 pesos mensuales, solo cuenta con 4 inscritos. Las causas del insólito fracaso pueden ser muchas, pero la más preocupante es la apatía de los jóvenes, que desechan la oportunidad de un apoyo económico para superarse. 

 
La intención del programa es noble, con aspectos a mejorar, pero es un buen proyecto. 

Donde debemos reflexionar es en que estamos fallando en casa, en la escuela o en la empresa, que no logra motivar a nuestros jóvenes para esforzarse en la búsqueda de un mejor futuro, si no ponemos de nuestra parte, por más que solicitemos la ayuda de los Dioses, no vamos a salir adelante.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.