• Regístrate
Estás leyendo: ‘War room’ de Exxon durante el desabasto
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 02:09 Hoy

Nada personal, solo negocios

‘War room’ de Exxon durante el desabasto

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Cuando el mes pasado arrancó el plan anti huachicol en el gobierno federal y se multiplicó el desabasto de combustible en todo el país, puertas adentro de ExxonMobil se montó un war room para hacer frente a la situación. “Cuando llegamos a México, nuestro compromiso fue contribuir al desarrollo económico y fortalecer la seguridad energética del país, siendo este último fundamental para que las actividades sociales y económicas continúen. Nosotros nos comprometimos a garantizar el suministro de nuestros productos en cantidad y calidad”, me comenta Carlos Rivas, director general de combustibles de ExxonMobil México. Hoy tienen 178 estaciones de servicio a través de siete socios gasolineros. Las ciudades donde operan son Guanajuato, Querétaro, Puebla, Nuevo León, Aguascalientes, San Luis Potosí, Zacatecas, Hidalgo, Michoacán y Estado de México.

En medio de la crisis y cuando aumentó la demanda de estos empresarios, en muchos casos por el cierre de otras estaciones de servicio, activaron su protocolo “Equipo de respuesta a la demanda”, un war room para atender el suministro de sus productos. Este team estuvo formado por 40 ejecutivos de las áreas de refinación, logística, transporte, almacenamiento, comercialización y hasta comunicación. “El objetivo era garantizar el óptimo y eficiente funcionamiento de nuestras operaciones”, agrega Rivas.



A diferencia de las demás marcas internacionales que se instalaron en México, ExxonMobil aprovechó la oportunidad de tener sus mayores refinerías en Texas, es decir, vecinas de sus nuevos negocios mexicanos y que por ellas pasan las vías de Kansas City Southern de México (KCSM) para no depender del monopolio de ductos de Pemex y subir sus gasolinas a tanques sobre rieles.



Esto les permitió proteger el suministro a pesar del cierre de ductos con tomas clandestinas y también aumentar el interés de los gasolineros por su marca. “Hemos observado que valoran mucho más la confiabilidad de suministro. No solo aprecian cómo hemos manejado esta situación, sino que también valoran el programa que implementamos de ´Combustible Garantizado´”, dice

Rivas.



Este modelo llamó la atención del gobierno federal, quien cerró un acuerdo con la empresa ferroviara para aumentar la importación vía sus carrotanques para capotear el desabasto sobre todo en El Bajío y el centro del país.



También ExxonMobil vio aumentar la venta de sus gasolinas en medio de la crisis; “la demanda se ha incrementado dada la situación de algunos estados y por ello, hemos activado el protocolo mencionado”.



Tal vez ver otras opciones de abasto de combustible o analizar cómo operan y distribuyen combustibles las empresas privadas instaladas en el país antes de cerrar ductos, hubiera ayudado al gobierno a no llegar a límites extremos como la tragedia de Tlahuelilpan.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.