• Regístrate
Estás leyendo: Trump escuchó pasos en la azotea
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 17:15 Hoy

Nada personal, solo negocios

Trump escuchó pasos en la azotea

Bárbara Anderson

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Mucho se especula en torno a qué fue lo que llevó a Donald Trump a bajar el tono con el que amenazaba cerrar la frontera la semana pasada.

En declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, el presidente de EU dijo algo en lo que pocos abundaron, tanto allá como en nuestro país: que en los días previos pasaron “cosas buenas” en México y que se había incrementado el control en el tránsito de migrantes desde la frontera sur del país a la frontera sur de EU.

Por ello, su nuevo ultimátum, que en realidad destacó por lo trillado, cambió de foco: si en un año nuestro país no detiene el flujo de drogas y migrantes, impondrá aranceles de 25 por ciento a los automóviles que México exporta. Y si eso no funciona, entonces sí —“yo no me ando con juegos— mandará a cerrar la frontera.

Más allá de las nuevas y decoloradas amenazas, hubo algo que hizo cambiar el tono de Trump y de miembros de su gabinete como Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, o Wilbur Ross, dueño de IAC, una empresa de autopartes con gran presencia en México. En círculos diplomáticos y empresariales de ambos países se menciona la dura carta que recibieron el presidente de EU y los encargados de las finanzas, economía y Seguridad Interior de su país por parte de la Business Roundtable (BR).

El poderoso grupo que representa los intereses de empresas que emplean a 15 millones de personas y genera 7.5 billones de dólares en ingresos, expresó a la administración de Donald Trump sus “serias preocupaciones” sobre el anuncio del Ejecutivo de cerrar, aunque sea parcialmente, o detener el comercio en la frontera con México. Josua Bolten, presidente y director general de la BR, es un experto en comercio global y fue jefe del staff del ex presidente George W. Bush y fue varios años asesor legal del Representante Comercial de EU.

Además de dar un repaso a los efectos en la economía estadunidense del cierre de la frontera (como dañar incontables negocios y afectar el trabajo de por lo menos 5 millones de personas que dependen del comercio con México), Bolten se fue más lejos: la simple amenaza del cierre “inyecta incertidumbre a las empresas de EU que dependen de trabajadores legales que cruzan la frontera todos los días para operar sus negocios”.

Cabe mencionar que el chairman de la BR es Jamie Dimon, ni más ni menos que el CEO de JP Morgan Chase, el mayor banco de EU y uno de los ejecutivos de la IP estadunidense más poderosos.

Dimon, de quien recientemente se supo que acarició por largo tiempo la posibilidad de contender por la presidencia de EU enfrentando a Trump, se ha convertido en un crítico del manejo de la política comercial del actual presidente, así como de algunas de las iniciativas más relevantes en el ecosistema de negocios de su país, como la inversión en infraestructura.

Así que no hay que buscar mucho para ver qué mano impidió que se cumpliera la última amenaza del inquilino de la Casa Blanca.

barbara.anderson@milenio.com
@ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.