• Regístrate
Estás leyendo: La calidad de vida de por acá
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 14:29 Hoy

Columna de Augusto Chacón

La calidad de vida de por acá

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Y a todo esto, ¿la gente qué? Hasta donde vamos en 2019, para efectos de la política, la percibimos de bulto, o de bultos: el que está en contra del presidente, de sus hechos y dichos, o el que está a favor de López Obrador, de sus hechos y dichos, ambos bultos asidos a sus respectivas vísceras; la tensión resultante de la colisión de posturas es apenas un momento en la vida de la gente, impelida a tomar partido sin que todavía pueda decir en qué se ha visto beneficiada, salvo que lo que no esperaba antes ahora le parece esperable; en tanto que para los otros no hay nada que aguardar sino espejismos. Aunque las dos facciones no tengan empacho en dar testimonio de lo que permanece y las hermana: la inseguridad pública, las desigualdades.

Pero la vida de la gente es mucho más que conformar la estela de los cometas políticos que surcan la estratósfera periódicamente para luego desaparecer; este país, este estado, Guadalajara, con sus economías y sus sociedades y sus culturas, son como el hincharse y deshincharse del pecho de un ser vivo al margen de los fenómenos fugaces que se instalan protagonistas de cuando en cuando; a veces respira acompasadamente o de pronto ansioso, con la cortedad de a quien le falta el aire… inhalar y exhalar de esos cuerpos que son las comunidades.

Si a la gente la colocamos en un lado u otro de las preferencias por un gobernante u otro ¿habrá alguna diferencia vital, o fatal? No, únicamente azuzamos el debate político; el vaivén, el sube y baja rítmico del cuerpo social no distingue sino lo que cada persona aporta de su propia vida al todo, y viceversa: lo que el entero que llamamos la gente añade al latir individual. En esta banda sin fin que es el entrelazamiento incesante entre lo uno y el todo, las preferencias políticas no son, no debían ser un fin, si acaso un síntoma, por estos días identificado como polarización; no entre quienes ven en el presidente al mesías y los que no, porque los primeros son muchos más, polarización porque la secuela de esta dicotomía de parcialidades entraña exclusiones, idénticas a las que hemos padecido e impuestas como es costumbre: por quien detenta el poder y sus afines. Hasta donde vamos, así las cosas, no parece haber triunfado la democracia; la función de ésta terminó el día de la elección y dejó en su lugar una idea inapelable de nación, confrontada con otra, menos numerosa pero irreductible también, subjetividad mayúscula; y seguimos: ¿la gente qué?

Jalisco Cómo Vamos presentó una muestra de la opinión de gente con la que merced a un cuestionario conversó con el Observatorio, a la puerta de sus casas y en cantidad suficiente de hombres y mujeres, mayores de edad, habitantes de seis municipios de la zona metropolitana de Guadalajara, para que desde lo que contaron de sus vidas se pueda afirmar: así andamos las y los tapatíos en el cotidiano trance de existir, de uno en una y como conjunto. Expresado de otro modo, Jalisco Cómo Vamos propuso una novedad de temporada: la agenda de la sociedad expresada por sus integrantes, sin mañanera de por medio, sin los supuestos políticos como prejuiciados fundamentos.

Hay muchos datos que en la publicación podrán ver (www.jaliscocomovamos.org). Por lo pronto, una reflexión mana de ciertas cifras: lo logramos, la felicidad y la calidad de vida llegaron al punto más bajo desde que el Observatorio las mide, asimismo la satisfacción con la propia vida perdió intensidad respecto a 2016; el esfuerzo hecho para que cada vez sea más complejo y peligroso subsistir en estos pagos no ha sido vano: no importa quién mate a quien o si de repente la estrategia contra los delitos comunes funciona y después no, o si los servicios públicos son una deuda histórica que debe pagar el de atrás, el saldo lamentable, y raro para estos indicadores, es que en Guadalajara las personas sienten que perdieron un poco de felicidad y de satisfacción con su vida y de la calidad de ésta. Así, qué con la gente, tristear a ratos.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.