• Regístrate
Estás leyendo: Nicanor Parra y el papa
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 21:24 Hoy

Nicanor Parra y el papa

Publicidad
Publicidad

Mientras el papa Francisco se despedía de su poco festejada visita a Chile, Nicanor Parra moría y hacía valer las instrucciones para su funeral. Los recursos de los poetas son infinitos. Parra sabía desde hace mucho que no es necesario

molestarse escribiendo cuentos ensayos novelas etc.

cuando todo puede expresarse mejor en verso parra eso se hizo la poesía

parra decir las cosas a poto pelao.

A poto pelao no es propiamente una expresión poética, pero sí lo es la verdad que se puede decir con esa actitud que, para que nos entendamos, viene a ser algo así como a calzón quitado. Y el gran Nicanor dijo toda su vida grandes verdades sobre su país, los gobernantes, las ideologías, la naturaleza y la vida. Las lanzaba como dardos y era invariablemente certero; aprovechaba que la poesía (y con mayor razón la antipoesía) puede tener mucho filo; todo está en pasar la piedra correctamente sobre su punta y saberla tirar como un niño travieso.

A veces los poetas vuelven sobre sus escritos y les dan una nueva vida, digamos una actualización, de acuerdo con las circunstancias. De haber tenido fuerzas, eso muy probablemente hubiera hecho Parra con aquel poema (que forma de la antología Poemas para combatir la calvicie) que le dedicara al papa Juan Pablo II con motivo de su visita a Chile, cuando el dictador Augusto Pinochet aún estaba en el poder.


La sonrisa del papa nos preocupa

nadie tiene derecho a sonreír

en un mundo podrido como éste

salvo que tenga pacto con el Diablo

S. S. debiera llorar a mares

y mesarse los pelos que le quedan

ante las cámaras de televisión

en vez de sonreír a diestra y siniestra como si en Chile no ocurriera nada ¡Sospechoso señoras y señores!

S. S. debiera condenar

al Dictador en vez de hacer la vista gorda S. S. debiera preguntar

x sus ovejas desaparecidas

S. S. debiera pensar un poquito

fue para eso que los Cardenales

lo coronaron Rey de los Judíos

no para andar de farra con el lobo

que se ría de la Santa Madre si le parece pero que no se burle de nosotros


Ahora que viajó a Chile el papa Francisco, y que Pinochet (queremos creer) se refunde con todos los traidores y asesinos de su laya en el infierno, el buen Nicanor hubiera observado nuevamente que la sonrisa del papa estaba fuera de lugar frente a tanto abuso cometido por sus clérigos y cardenales. Frente a tanta perversión de los que llevan “la palabra de Dios” en la Iglesia católica.

El escándalo que el papa Francisco enfrentó no es nuevo en América Latina y tampoco en el resto del mundo, pero como lo ha sobrellevado con tibias condenas y muy pocas acciones, tenía que suceder que un día las cosas se desbordaran y llegaran a situaciones nunca antes vistas, como la quema de templos católicos. Francisco creyó que si iba a soliviantar a los mapuches en su calidad de papa progre las cosas darían un giro, pero no contaba con que la indignación de los chilenos no se traga ya sus desplantes de activismo jesuítico que lo han acercado tanto a los gobiernos populistas de la región (y separado de su país, al que extrañamente no visita, acaso porque no comulga con el gobierno de Macri).

El escándalo por la pederastia de sus sacerdotes cobró otra dimensión porque en Chile muchas de sus víctimas eran de una posición social alta. Si eso le pasó a los niños ricos a manos de curas infames, ¿qué podemos pensar que ha ocurrido en sus piadosos orfanatorios, escuelas y albergues para niños pobres? Es el papa Francisco —que es tan sagaz en sus reflexiones sociales— quien debería preguntárselo. Y es él mismo el que debería castigar ejemplarmente a sus sátiros con sotana.

Pero por lo pronto, se salvó de que el buen Nicanor recompusiera sus versos y le tundiera desde su cama, sin salir a quemar iglesias. Entonces la segunda parte de su poema habría dicho algo así (pero mejor):


…en vez de sonreír a diestra y siniestra como si en Chile no ocurriera nada ¡Sospechoso señoras y señores!

S. S. debiera condenar

a los pederastas en vez de hacer la vista gorda S. S. debiera preguntar

x sus ovejas violadas y humilladas

S.S. debiera pensar un poquito

antes de defender a sus Cardenales y obispos

y proteger a los lobos

que se ría de la Santa Madre si le parece pero que no se burle de nosotros.

ariel2001@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.