• Regístrate
Estás leyendo: Burlados
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 01:52 Hoy

La prueba del ácido

Burlados

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

Los delincuentes, como buenos voleibolistas, simplemente colocan el balón en medio de dos rivales y ninguno acierta a contestar el balón.

Lo cierto es que el balón de voleibol se jugó el miércoles pasado en cancha federal, el Aeropuerto Internacional de Guanajuato, y aprovecharon la cancha estatal para huir en varios vehículos sin que nadie los persiguiera.

Policías federales y elementos del Ejército fueron burlados en zona federal por un comando de seis a ocho personas que se apropiaron de 46 millones de pesos la semana pasada, y nada pudo evitarlo.

Ya después pasa la jurisdicción estatal que lleva la investigación del caso, y en esas andamos, mientras tanto los criminales se dan vuelo y se mueven por el estado como en su casa, que para eso son organizados.

Sea competencia federal o estatal, a los delincuentes les da igual y operan sin restricciones. Sé que está muy difícil anticiparse a las acciones de los criminales, pero para eso está el estado de fuerza, para hacer presencia que inhiba los delitos.

Pero ni así, después del operativo Golpe de Timón, la violencia se recrudeció en la zona sur del estado y hay ciudades de Guanajuato que son verdaderos focos rojos.

Ese operativo funcionó muy bien, se coordinaron las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado con la Marina, y la Policía Federal, hubo detenciones, ningún cabecilla, pero la violencia se desparramó en municipios aledaños.

No hay día sin ejecuciones y estas alcanzan un promedio de 10 al día, una barbaridad para un estado que se consideraba tranquilo hace algunos años. Hoy la historia es totalmente diferente porque ya se compara con estados como Michoacán, Guerrero, Tamaulipas o Nuevo León, en sus peores años.

Ya se acabaron aquellas frases de “pero no estamos como Michoacán o Guerrero”, como decían algunos. Hoy ya se han alcanzado cifras récord en muchos sentidos y no hay nadie que detenga los índices delictivos, sobre todo los de homicidios dolosos, donde Guanajuato ya está en los primeros lugares.

Con coordinación o sin ella, la deuda con los guanajuatenses crece y esto es para Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y para el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Urge una respuesta para los ciudadanos del estado de Guanajuato y es hora de dar resultados, que se vean y que se sientan. En seguridad, todos es cuestión de percepción y esta, por el momento, es muy mala.

andres.amieva@milenio.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.