• Regístrate
Estás leyendo: Castiguen el aborto
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 00:11 Hoy

Ojo por ojo

Castiguen el aborto

Álvaro Cueva

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Ser mujer debe ser la cosa más espantosa que le puede suceder a un ser humano.

Imagínese: no son dueñas de su cuerpo. Necesitan que la autoridad les dé permiso hasta para abortar. Porque, claro, ellas no valen, no existen. Las mujeres son máquinas de procreación, fábricas de bebés.

Mujer que no tiene hijos, mujer que no sirve, mujer que no es mujer. Mujer que se atreve a alterar esto, mujer delincuente, mujer que merece lo peor.

¿Sí entiende lo que está pasando aquí? No es el tema del aborto. Ni siquiera es el tema de las religiones. El tema es que, a pesar de tantos siglos de evolución, las mujeres siguen siendo personas de segunda.

Sí, les damos chance de que voten, de que trabajen y hasta de que nos mantengan, pero a la hora de los trancazos, ese útero no es suyo, que no lo toquen, no les pertenece. Puede ser de sus papás, del marido, del gobierno o hasta de Dios. Pero suyo, no es. Y, como bien dice el Presidente: no nos vamos a pelear por eso.

Me siento en The Handmaid’s Tale, en una película de ciencia ficción. Lo veo en un estado tan rico y tan avanzado como Nuevo León y no lo creo. Eso de castigar a las mujeres por atreverse a elegir sobre lo que pasa en su cuerpo es medieval.

Por eso las matan. Si las autoridades nos están diciendo que las mujeres que deciden sobre lo que sucede en sus vientres son asesinas, ¿por qué usted o yo tendríamos que respetarlas? ¿Por qué usted o yo tendríamos que tratarlas de igual a igual?

Si no son dueñas de su cuerpo, vamos a divertirnos con ellas, a jugar con esos trozos de carne, a usarlos y, ¿por qué no?, a destrozarlos, a desaparecerlos.

Es que, finalmente, si las mujeres existen en función de su maternidad o de lo que los demás quieran hacer con ellas, ¿qué nos impide liquidarlas cuando ya no nos sean útiles? Por eso las mujeres triunfan cuando son bonitas, cuando son jóvenes, cuando son fértiles. Ahí es cuando sirven, cuando nos sirven. Después, ya no.

Ahora entiendo lo del matriarcado y lo de los festejos como el del Día de las Madres. ¡Claro! Son mecanismos de supervivencia: no me elimines. Yo sí hice lo que tú querías. Yo sí cumplí. Ahora ponme un monumento. Reconóceme. Respétame. Dame poder.

¿Ahora entiende cuando le digo que ser mujer debe ser la cosa más espantosa que le puede suceder a un ser humano? Antes era fácil: las mujeres no sabían leer, nadie hablaba ni de derechos ni de equidad de género. Había una suerte como de resignación colectiva.

Ahora leen, estudian, participan, toman las calles. No se dejan. Imagínese estar así de capacitadas, ser así de fuertes, y que les digan que no se pertenecen, que existe alguien por encima de ellas que les tiene que dar permiso para usar sus cuerpos.

Es un insulto, un atentado, una aberración e, insisto, una justificación para cosas peores que van, del acoso y los salarios bajos a los golpes, el terror psicológico y los feminicidios. Y nos lo están diciendo nuestras mismísimas autoridades. No es un chiste.

Dios bendiga al estado de Nuevo León y a todas las buenas conciencias que están luchando para que se castigue el aborto. Que Dios los bendiga porque van a necesitar mucho de esas bendiciones cuando entren al infierno, ya que lo que están haciendo es peor. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

@AlvaroCueva

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.