• Regístrate
Estás leyendo: 25 años de la CDHEH ¿Se vale festejar?
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 03:13 Hoy

Voz Ciudadana

25 años de la CDHEH ¿Se vale festejar?

Alfredo Alcalá Montaño

Publicidad
Publicidad

A 25 años de haberse creado en Hidalgo la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, si bien, se han logrado avances importantes en materia de derechos humanos en el estado como fue la creación de la Ley de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, aún quedan muchos retos, iniciando por el perfil de quien ocupe la Presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH).

Basta recordar, que una de las mayores crisis, en materia de la CDHEH, ha sido el periodo que inició a partir del 1ro. de octubre de 2013, hasta el 30 de septiembre de 2018.

Sin embargo, se esperaría, que el actual notario adscrito a la presidencia de la CDHEH, José Alfredo Sepúlveda Fayad, renuncie mucho antes, por una cuestión de dignidad y respeto a los derechos humanos, y el alto honor que significa, ser un defensor del pueblo.

De lo contrario, sería la próxima legislatura local (la LXIV), misma que se instalaría el 5 de septiembre 2018), la cual se encargaría de la convocatoria para elegir al nuevo Presidente o Presidenta de la CDHEH.

Cabe mencionar, que ello dotaría de una buena dosis de legitimidad al actual mandatario estatal, Omar Fayad, el contar con una Comisión de Derechos Humanos, activa, propositiva y con buen prestigio.

¿Utiliza los recursos de la CDHEH para beneficio personal?

Recién ha circulado por diversos medios, electrónicos e impresos, que el notario adscrito a la comisión de derechos humanos, utiliza para fines personales, los recursos de la CDHEH, como son el uso de las camionetas oficiales (cada quince días, se menciona), para el traslado de loseta e insumos de hotelería que van de la ciudad de Pachuca a su hotel “Posada” ubicado en Huejutla.

También se menciona, que hay actos de nepotismo, con personal contratado, sin experiencia, ni trayectoria en materia de derechos humanos, pero que son familiares cercanos al equipo de Sepúlveda Fayad, quienes además reciben salarios muy altos (hasta 18 mil pesos).

Es decir, la queja abierta, es que en vez de que el personal, que debería estar trabajando de lleno, para promover y defender los derechos humanos está realizando trabajos, de carácter personal de Sepúlveda Fayad, ya sea para su hotel, o para su Club Rotario.

Situación que debe ser desmentida, no con discursos, sino con acciones. Ello implica, por un lado, un amplio ejercicio de transparencia de todos los cargos. Se debe saber quiénes trabajan en la comisión, trayectoria laboral y experiencia en materia de derechos humanos. Por otro lado, se debe realizar una auditoria externa a los recursos de la CDHEH, e implica que se realicen acciones de contraloría social, con organizaciones serias, con prestigio y trayectoria, en la defensa de los derechos humanos.

¿Y los consejeros de la comisión para cuándo?

Otro problema de la CDHEH, es que no hay renovación de su consejo consultivo. De acuerdo al artículo 35 de la Ley de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, para garantizar un buen trabajo de la CDHEH y su “presidente”, se cuenta con un Consejo Consultivo, integrado por ocho personas que gocen de reconocido prestigio en la sociedad.

Sin embargo, a pesar que la ley dice que “cada año, serán sustituidos dos consejeros o consejeras de mayor antigüedad en el cargo, salvo que fuesen propuestos y ratificados para un segundo periodo”, art. 36 de la misma ley. Hasta la fecha, no se ha realizado ningún nombramiento.

Por el contrario, en la página de la CDHEH, solo hay un organigrama, poco visible, pero que no dice, cuanto tiempo llevan las y los actuales integrantes del consejo.

Sepúlveda, 34 meses al frente

Después de tres años al frente de la comisión, las expectativas de luchar en favor de los derechos humanos, terminaron en un teatro guiñol, principal acción de la actual gestión.

Con esa misma seriedad, se ha manejado la parte administrativa de la Comisión de Derechos Humanos, colocando personal, sin experiencia e improvisando programas.

De esta manera, cualquier resolución o declaración que emita la CDHEH, ha pasado prácticamente inadvertida, convirtiendo un espacio digno y de orgullo, en una mera oficina administrativa, de la cual se pueden obtener un gran salario (casi 70 mil pesos mensuales, que gana Sepúlveda Fayad), viáticos para pagar viajes, comidas, así como la utilización de los recursos de la CDHEH para fines personales.

Sin transparencia, sin rendición de cuentas, utilizando para fines personales los recursos públicos, por encima de la ley, sin cumplir un perfil mínimo en materia de derechos humanos, el hoy notario adscrito a la Comisión de Derechos Humanos, no puede ni debe festejar ningún avance en la materia.

Twitter: @alfreduam
FB: Alfredo Alcala Montaño

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.