• Regístrate
Estás leyendo: “Llaves a Dios”
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 15:44 Hoy

En Corto

“Llaves a Dios”

Alejandro Maldonado

Publicidad
Publicidad

Emilio Montero es el nuevo alcalde de Juchitán de Zaragoza en Oaxaca, y pertenece a MORENA. El municipio en cuestión tiene 90 mil habitantes, pero es referente en un rubro nada honroso: De acuerdo al informe del 2018 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Juchitán ocupa el tercer sitio como la ciudad más violenta del estado de Oaxaca y el noveno del país.

Quizá movido por el desafío que tiene ante sí, el pasado sábado 25 de enero, Emilio Montero giró una invitación oficial, para sostener una reunión de oración para pedir a Dios su ayuda. Sin embargo, el encuentro trascendió porque el alcalde mostró físicamente unas llaves y expresó: “Dios, en este acto de fe, te entregamos las llaves de nuestra ciudad”.

De inmediato surgieron señalamientos de que el alcalde incurrió en desacato de los artículos 130 y 40 de la Constitución mexicana; además de violar el artículo 25 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, que señala que las autoridades de cualquier nivel “no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público”.

Serán ahora las propias autoridades quienes dictaminen si procede algún tipo de sanción, o no, al alcalde de Juchitán. Personalmente considero que la humanidad atraviesa momentos difíciles, y que solicitar, en términos individuales y colectivos la ayuda divina es realmente importante.

Recuerdo que Isabel II de Inglaterra, -quien ha tenido el reinado más prolongado de la historia británica-, durante un mensaje a la nación en la Navidad del 2014 expresó: “Para mí, la vida de Jesucristo, el Príncipe de Paz, es una inspiración y un pilar en mi vida”.

También, durante una entrevista, al visitar la Universidad de Berna en Suiza, la “Canciller de Hierro”, Angela Merkel, (doctorada además con una tesis sobre química cuántica), dijo que: “La única fórmula para regresar el mundo a la paz y a la estabilidad, por las diferentes formas de pensar, es volver a la Biblia”

Si a lo largo de nuestro peregrinar nos hemos entregado a cosas que nos han dañado, considero que no es una insensatez entregar nuestra vida a Cristo. Todo lo contrario, Jesús detenta el poder para perdonar pecados; salvar y transformar vidas. Cualquiera puede acudir libremente a Jesucristo, y experimentar su amor. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.