• Regístrate
Estás leyendo: Nuevo satélite, hasta el próximo sexenio
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 18:06 Hoy

Nuevo satélite, hasta el próximo sexenio

El subsecretario Édgar Olvera señala que solo habrá tiempo para terminar el papeleo; se buscará una asociación público-privada para financiarlo.

Publicidad
Publicidad

El reemplazo del satélite mexicano Centenario no será posible realizarlo en esta administración, pues solo la construcción de uno de estos dispositivos puede tardar hasta tres años; sin embargo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes sí tiene en sus planes dejar todo preparado e incluso contratado para que en el próximo sexenio se ponga en órbita.

En mayo de 2015 el Centenario se perdió en su totalidad tras estallar el cohete ruso que transportaba el aparato a los 497 segundos de haber despegado. A poco más de dos años del suceso, la presente administración no podrá cumplir con la construcción de su reemplazo, pues los tiempos la rebasaron, pero están analizando una posible asociación público privada para su fabricación, operación y puesta en órbita.

La importancia del Centenario radicaba en que sería el satélite principal para las operaciones de conectividad y comunicaciones, tanto en seguridad nacional como para dar servicios a diferentes zonas del país; con su caída quedó como principal el Morelos 3. Aunque hay otros satélites mexicanos en órbita, éstos ya no cuentan con la tecnología de punta requerida para los servicios de banda ancha.

Sin embargo, el reemplazo del satélite Centenario es necesario, pues en caso de contingencia, debe entrar en operación de inmediato para respaldar todas las operaciones que ahora se hacen a través del Morelos 3.

Edgar Olvera, subsecretario de comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), aseguró que después de varios meses de estar trabajando en el análisis de diversas opciones, ahora ya buscan la definición de una posible asociación público -privada.

La falla que causó la caída del cohete que llevaba al Centenario fue la descompostura de uno de los motores que impulsaba la tercera etapa del cohete ruso Protón-M.

Ante tal situación, el gobierno mexicano logró recuperar el total de la inversión realizada, que sumaba 390 millones de dólares, recursos que fueron a parar al erario público, pero ya no fueron recuperados por la SCT para fabricar el nuevo satélite, por lo que buscaron diferentes opciones para hacerlo, siendo la más viable buscar una asociación público-privada.

“Después de varios meses de trabajar en análisis de diversas opciones, hoy estamos buscando ya la definición de una posible asociación público-privada para tener el reemplazo del satélite, pero bajo una modalidad de respaldo, de manera que haya capital privado que ponga el dinero que se necesita para construcción, lanzamiento y a través del aprovechamiento de la posición orbital y las bandas de frecuencia tengamos el respaldo que necesitamos, por eso ya estamos sobre ese esquema, diseñando y viendo los números y así determinar si nos da para que sea atractiva a la inversión privada”.

Aseguró que como la construcción y lanzamiento lleva de dos a tres años, en esta administración ya solo se dejarían las condiciones contractuales de dicha asociación para que el siguiente gobierno ejecute y lance los satélites, igual que sucedió con la actual administración, con el mismo Centenario y el Morelos 3.

En recientes declaraciones, el subsecretario de comunicaciones de la SCT aseguró que entre los avances de México en materia satelital se encuentra que gracias a los cambios estructurales derivados de la reforma en telecomunicaciones, se realizó la apertura de hasta 100 por ciento de la inversión extranjera al sector, por lo que muchos operadores se han fijado en México.

“Gracias a ello, diversos operadores a nivel mundial han volteado la mirada a México, para ampliar la oferta de servicios de comunicaciones. Muestra de ello son los recientes lanzamientos de alta capacidad con cobertura en nuestro país de operadores como Eutelsat, Echoestar y SES realizados en los últimos meses”, dijo Olvera.

Entre los avances que tiene el sistema satelital Mexsat se encuentra que ya es operado al 100 por ciento por ingenieros mexicanos desde los centros de control que están ubicados en territorio nacional; además, se han registrado avances en el desarrollo de terminales que las instancias de seguridad nacional utilizan para la explotación de los servicios y la capacidad del satélite Morelos 3.

Se concluyó con el desarrollo de los prototipos de terminales semifijas, portátiles marítimas y vehiculares, y para julio del presente año estará terminado el desarrollo de los prototipos de mano (tipo Smartphone de uso rudo), mismos que desde enero pasado se distribuyeron ya las primeras mil terminales y ya están operando.

Además se tiene ya en consulta pública la política satelital de México, que tiene entre sus objetivos sentar las bases de un desarrollo del sector satelital próspero y a largo plazo, el cual debe ser sostenible y de vanguardia con la finalidad de que se aproveche el potencial de las nuevas tecnologías.

Algunas cifras de Euroconsult, empresa dedicada a realizar análisis del sector satelital, indican que de 2007 a 2016 las inversiones del sector satelital en América Latina sumaron cerca de 6 mil millones de dólares y se estima que del presente año al 2026 se presente un crecimiento de 60 por ciento para llegar a 9 mil 500 millones de dólares.

Además esta firma estima que para 2021 serán más más de 17 mil aviones comerciales los que ofrecerán conectividad a través de servicio satelital a sus pasajeros, frente a los 6 mil 500 aviones registrados hasta finales de 2016.

En enero de 2017, más de 80 líneas aéreas tenían instalado o bien se habían comprometido a instalar soluciones de conectividad en vuelo (CFI), esto es una docena más que el año pasado, por lo que estiman que las instalaciones de esta tecnología en aeronaves se acelerarán.

Cifras de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones indican que la industria satelital alcanzará 104 mil 700 conexiones en 2020, lo que generará un beneficio económico a México de aproximadamente 223 millones de dólares, tanto en el uso individual (en el hogar) como el comunitario, en zonas rurales y alejadas.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.