• Regístrate
Estás leyendo: Tesla se baja del proyecto para fabricar baterías con Panasonic
Comparte esta noticia

Tesla se baja del proyecto para fabricar baterías con Panasonic

FINANCIAL TIMES

Frena plan de inversión. La automotriz y el grupo japonés tenían la meta de elevar 50 por ciento la capacidad de producción de la planta de Nevada; la empresa de Elon Musk sale a calmar a accionistas.
Publicidad
Publicidad

Tesla se apartó de los planes de invertir, junto a Panasonic, para ampliar las líneas de producción de baterías en su fábrica en Nevada, ya que la incertidumbre se cierne sobre las perspectivas de sus vehículos eléctricos.

Ayer las acciones del fabricante estadunidense de autos eléctricos cayeron 3 por ciento luego de que el periódico Nikkei informó que las dos firmas congelaban los planes para el próximo año de aumentar en 50 por ciento la capacidad en la gigafactory  de Tesla de 5 mil mdd en el desierto de Nevada debido a “problemas financieros”.

Las compañías estimaron anteriormente que la planta alcanzará una capacidad de producción de 35 gigavatios por hora al año a finales de marzo. El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, esperaba elevar eso a 54 gigavatios por hora en 2020, según personas cercanas a las compañías.

En un comunicado tras el informe, Panasonic dijo que observará la situación de la demanda y “estudiará inversiones adicionales de más de 35 gigavatios por hora en colaboración con Tesla”.

La automotriz dijo que seguirá invirtiendo en la fábrica “conforme sea necesario”.

“Sin embargo, creemos que puede ser mucho más productivo mejorar los equipos de producción existentes de lo que se estimó”, agregó Tesla.

Más tarde, emitió una segunda declaración mientras intentaba calmar las preocupaciones sobre los pedidos, señalando presiones a corto plazo en la fábrica de gigas. Dijo que “la demanda de celdas (de batería) continúa superando el suministro”, y agregó: "Sigue siendo la restricción fundamental en la producción de vehículos Tesla y Powerwall / Powerpack".

Sin embargo, Tesla no quiso comentar sobre el informe que indica que ya no considera una gran expansión en la capacidad.

El comentario marcó una nueva dirección respecto a declaraciones anteriores de los ejecutivos de Tesla, quienes hablaron de agregar más líneas en la planta de Nevada, cuyo desarrollo solo es de alrededor de 30 por ciento.

El cambio de postura se produce tras una caída en las entregas de los modelos Model S y el Model X en el primer trimestre del año, algo que aumentó las preocupaciones de que la demanda se debilitaba.

También se redujeron las entregas de su nuevo Model 3, aunque la automotriz responsabilizó de la caída a retrasos en los envíos a sus primeros clientes internacionales.

Como parte de un cambio de productos de electrónica de consumo para enfocarse en baterías, autopartes y hardware industrial que son más rentables, el grupo japonés comprometió hasta mil 100 mdd para la gigafactory.

A cambio, se volvió proveedor exclusivo de baterías del Tesla Model 3 en el mercado masivo.

Pero personas cercanas tanto a Panasonic como a Tesla describieron “crecientes tensiones” entre las dos empresas, ya que la compañía japonesa puso un freno debido a los bajos márgenes que se generaban con la producción de la gigafactory estadunidense y la amenaza percibida por la relación cada vez más profunda de Tesla con los productores de baterías en China.

Personas cercanas a Panasonic dijeron que la firma no estaba en condiciones de elevar la inyección en la gigafactory  de Tesla.

Los inversionistas ya sienten frustración de que sus costosas contribuciones no rindieron frutos tan rápidamente como la compañía anticipó originalmente.

La perspectiva de ganancias del grupo se oscureció en medio de una caída en la demanda china de sus componentes automotrices y dispositivos electrónicos que llevaron a un recorte en su pronóstico de las utilidades de operación.

Los analistas también indicaron que Tesla, al parecer, se aleja de Panasonic, ya que Musk planea producir sus vehículos Model 3 en Shanghái para finales de año.

De acuerdo a informes, el grupo de EU evalúa el suministro con los participantes locales, y Panasonic se muestra cauteloso acerca de invertir en su fábrica china.

Al grupo japonés le preocupa que los vehículos de la fábrica de Shanghái puedan venderse internacionalmente en lugar de que solo sea en China, lo que crearía una nueva competencia para el suministro de baterías que llegan de la gigafactory  de EU, comentaron personas cercanas a las empresas.

Las tensiones también aumentan en la empresa conjunta de Panasonic con Toyota para producir nuevas baterías para vehículos eléctricos, un movimiento, dijeron personas familiarizadas con la situación, que provocó que Tesla cuestione la exclusividad de su relación de baterías para vehículos eléctricos con Panasonic.

Con información de Kana Inagaki, Leo Lewis y Richard Waters.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.