• Regístrate
Estás leyendo: Proyectos ecológicos pueden mejorar condiciones sociales
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 20:09 Hoy

Proyectos ecológicos pueden mejorar condiciones sociales

Programas de voluntariado corporativo brindan un beneficio al medio ambiente e impactan positivamente en la educación y economía de las comunidades.

Publicidad
Publicidad

Existen ejemplos de voluntariado corporativo en los que se hacen acciones a favor del medio ambiente, principalmente de reforestación o limpieza de zonas naturales. No obstante, hay organizaciones y empresas que buscan implementar programas que, además de brindar un beneficio ecológico, impactan positivamente en la educación, la salud y la economía de las comunidades.

“No se pueden hacer únicamente actividades ecológicas porque nuestro objetivo social se relaciona también con educación, salud y generación de ingresos. Nuestras labores a favor del medio ambiente están relacionadas con un sistema que genera empleos y ayuda a la salud de la comunidad o crea un proyecto educativo”, explicó Diana García, directora ejecutiva de Fondo Unido México, una organización de la sociedad civil que se une con empresas para impactar a través del voluntariado en aspectos integrales.

CASOS DE ÉXITO

La principal estrategia, dijo, es la capacitación de los voluntarios. “En Guanajuato y el Estado de México participamos con Agrafood en la elaboración de estufas ecológicas para comunidades marginadas, con las cuales se protege el medio ambiente mediante la reducción de gases de efecto invernadero, pero adicionalmente sirven para cuidar la salud de los beneficiarios con una solución económica”.

En otro proyecto, “voluntarios de Henkel hacen con nosotros muchas enotecnias, desde composta hasta pintura de nopal. Vamos a comunidades a explicar cómo se genera, como obtener un beneficio económico con estos productos y cuáles son los beneficios ecológicos del uso de estos materiales reciclables”, detalló García. “Con FedEx, hemos hecho huertos escolares donde se da enseñanza, se explica a los alumnos la contribución al medio ambiente con espacios verdes y lo bueno que es para la salud el consumo de estos alimentos”.

Discovery es otra empresa que aportó voluntariado corporativo con labores de enotecnia y reforestación, por mencionar un par. “Ellos no solo van al campo, también nos ofrecen su canal y nos regalan un video de la misma calidad de los que ya transmiten y que se presenta durante todo un mes explicando lo que se hace en la comunidad que se ayudó a través del sistema de voluntariado”.

Para Diana García, la importancia del voluntariado corporativo radica en “generar una conciencia en nuestras empresas respecto a la utilidad del cuidado ecológico y hacer entender que es parte de lo que nos hace seres humanos en el contexto social. La manera más fácil de fomentar estas ideas es a través del voluntariado: ayuda a sensibilizar prácticas de persona a persona, es la fuerza más poderosa que pueden tener las empresas porque significa la entrega total y absoluta de tiempo y talento de los empleados hacia un objetivo, cuidar el medio ambiente”.

A escala nacional, Fondo Unido tiene más de 275 plantas donantes y hace 62 mil horas de voluntariado al año, lo que equivale a 2 mil 500 días de trabajo sin remuneración por parte de una persona. “Logramos más de 19 mil voluntarios al año y las actividades tienen que ver con ecología, infraestructura escolar y recuperación de espacios”.

Diana García concluyó que uno de los retos para que esas iniciativas sigan teniendo éxito es “transmitir a las empresas que esto tiene un beneficio comunitario y no solo es un donativo. También se trata de un bien que el voluntariado genera dentro de la empresa. Es un tema de trabajo en equipo, integración y reconocimiento con liderazgo”.

BOSQUE RENTABLE

Otro ejemplo de iniciativa medioambiental con un enfoque de sustentabilidad es la visión y propuesta de Toks en El Pinar de la Cima, una reserva de Tlalpan en la que los pobladores cambiaron radicalmente su modelo de negocio: lo que inicialmente era cortar y vender árboles navideños evolucionó a la renta de éstos, regresándolos a su lugar de origen después de las fiestas decembrinas para evitar la deforestación de un área natural que recarga los acuíferos de la Ciudad de México.

“Ya hay un mercado que conoce y reconoce la importancia de obtener un árbol que regrese a la naturaleza”, comentó en entrevista Gustavo Pérez Berlanga, miembro de la Junta directiva de Pacto Mundial de la ONU y director de RSE de la cadena restaurantera.

La importancia del voluntariado corporativo en este tipo de proyectos, comentó Pérez Berlanga, es que integra a los empleados en situaciones que no solo son importantes para la empresa, sino para la sociedad en general. “Replantar estos árboles nos permite contribuir a tener una ciudad menos lastimada por la contaminación y las personas entienden que pueden ser parte de la solución”, señaló.

Pérez Berlanga recordó: “Antes comprábamos árboles en una tienda y al término de la utilidad se desechaban. Posteriormente, conocimos la iniciativa de una fundación en la que se rentaba el árbol, lo que nos hizo clic con nuestras acciones de Responsabilidad Social. Después conocimos El Pinar de la Cima. Nos hizo más sentido trabajar con ellos porque están en la ciudad y a raíz de la propuesta que les hicimos cambiaron su modelo: ahora todos los árboles que salen de ahí tendrán que regresar vivos”.

Desde el punto de vista del directivo, aún quedan retos para hacer crecer esos voluntariados. “Como empresa falta desarrollar la capacidad de generar conciencia e interés de los colaboradores. El siguiente paso es lograr inspirarlos y finalmente que por sí solos le den seguimiento a su voluntariado”. Al final, reconoció, el éxito del proyecto es de 80 por ciento ya que no todos los árboles sobreviven.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.