• Regístrate
Estás leyendo: Drogas psicoactivas que podrían usarse para curar
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 08:07 Hoy

Drogas psicoactivas que podrían usarse para curar

En días recientes, han salido a la luz diversos estudios científicos sobre el uso terapéutico de sustancias psicoactivas como el LSD, el MDMA o la psilocibina.

Publicidad
Publicidad

Aunque actualmente su posesión y consumo recreativo están prohibidos por las leyes de muchos países, desde su descubrimiento "formal" a mediados del siglo XX, las sustancias psicoactivas como el LSD, la psilocibina y el MDMA han sido objeto de numerosos estudios científicos que buscan encontrar su uso en tratamientos médicos contra enfermedades mentales, neurológicas y nerviosas.

Estos son algunos de los estudios más recientes que se han realizado sobre los efectos terapéuticos de estas drogas psicotrópicas.

TE RECOMENDAMOS: Los hongos alucinógenos son útiles contra la depresión.

  • LSD

La dietilamida de ácido lisérgico es una droga psicodélica semisintética que fue descubierta por el suizo Albert Hofmann en 1938, aunque fue hasta 1943 cuando descubrió accidentalmente sus capacidades alucinógenas y de alteración de la conciencia —en un principio, Hofmann estudiaba sus propiedades clínicas. Es, quizá, la droga psicoactiva más famosa del mundo, y hasta cierto punto es responsable de la gran revolución cultural que tuvo lugar en Estados Unidos y otras partes del mundo a mediados de la década de los 60.

En meses recientes ha surgido toda una corriente de promotores del 'microdosing' —esto es, de la ingestión de dosis muy pequeñas de LSD— en ámbitos laborales —principalmente en profesiones científicas, tecnológicas y creativas— para, supuestamente, potenciar la creatividad del individuo, incrementar su productividad y capacidades intelectivas.

Además, hay individuos e instituciones —como la Beckley Foundation, liderada por la condesa Amanda Feilding— que buscan eliminar los prejucios que existen en torno a su consumo con fines terapéuticos, los cuales —según ellos— pueden reducir sustancialmente los trastornos de ansiedad, la depresión, las adicciones —por ejemplo, a la cocaína o al alcohol— y el trastorno obsesivo-compulsivo.

  • Psilocibina

Ésta es la sustancia psicoactiva que se encuentra de forma natural en una gran variedad de hongos llamados "alucinógenos", como los famosos Psilocybe mexicana, que presumiblemente se consumen como ritual en algunas comunidades indígenas de nuestro país desde hace muchos años. Fue también Albert Hofmann quien, a finales de los años 50, aisló el principio activo de la sustancia y la introdujo en la contracultura estadunidense como un agente enteogénico y psicotrópico.

TE RECOMENDAMOS: ¿Cuáles son los usos medicinales de la mariguana?

A finales del año pasado, científicos de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad de Nueva York descubrieron que una dosis de psilocibina disminuyó sustancialmente la depresión y la ansiedad en pacientes con cáncer en fase avanzada. Los voluntarios de la investigación calificaron al viaje psicodélico como “una de las experiencias más relevantes de su vida”, y los responsables del mismo piensan que la psilocibina podría ser una poderosa herramienta para combatir el alcoholismo, la drogadicción, el estrés postraumático y la depresión profunda.

  • MDMA

Esta sustancia fue sintetizada en 1912 por Anton Köllisch, y su nombre completo es 3,4-metilendioximetanfetamina —aunque es más conocida como 'éxtasis' o 'tacha'. Es una droga sintética psicoactiva de difundido uso recreativo, la cual genera sensaciones de euforia, empatía con los demás, sensaciones acentuadas, hiperactividad y desinhibición.

Actualmente, investigadores de la Universidad de Auckland y de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, experimentan con el MDMA para tratar el tinnitus: un padecimiento ótico en el que el afectado percibe un zumbido persistente en uno o ambos oídos. Al suministrar una dosis menor a la necesaria para inducir la euforia, se han reportado reacciones positivas entre los afectados; sin embargo, los responsables del estudio admiten que aún hacen falta más pruebas para establecer un posible uso terapéutico 'seguro' de esta droga.

Es importante subrayar que no todo es miel sobre hojuelas en el uso terapéutico de los psicotrópicos, pues es bien sabido que hay la posibilidad de sufrir daños neurológicos o cognitivos irreversibles, y ésta es la razón por la que, además de seguir siendo ilegales, siguen siendo objeto de estudio minucioso por parte de especialistas de la salud.


FM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.