• Regístrate
Estás leyendo: Bjarke Ingels y su gran arquitectura
Comparte esta noticia
Domingo , 17.02.2019 / 22:50 Hoy

Bjarke Ingels y su gran arquitectura

El arquitecto se ha abierto camino con ideas frescas y aún se da tiempo de jugar, soñar, dibujar y, de paso, cambiar al mundo.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

En un mundo crudo y realista, donde ya no hay espacio de soñar, el danés Bjarke Ingels es considerado casi como un rebelde. Aunque es aclamado por muchos y señalado por otros, lo cierto es que es el arquitecto contemporáneo más importante del momento gracias a su utópica obra.

A Monterrey lo trajo Metamorphosis, la más reciente edición del congreso de arte, diseño y arquitectura UDESIGN, organizado por el Centro Roberto Garza Sada (CRGS) de la Universidad de Monterrey, donde, hablando un poco de español e interactuando con los asistentes, abordó el proceso creativo de diferentes proyectos, como The Lego House en Dinamarca, Eight House, Google Campus en Silicon Valley e incluso una hipotética ciudad en Marte. Durante la conferencia descubrí a un soñador que lleva sus pensamientos más delirantes a la realidad, así como a un visionario que no compite con nadie, que sólo se preocupa por superarse a sí mismo.


De camino al CRGS, en pleno coche en el tráfico de Monterrey, conversamos sobre su trayectoria; su percepción de la arquitectura y el diseño de nuestro país, y lo desafiante que es ser arquitecto en la actualidad. Al iniciar la plática me cuenta que convertirse en arquitecto fue, casi, un accidente, ya que él quería ser novelista gráfico. "Había hecho caricaturas toda mi vida, pero cuando terminé el bachillerato no había una ninguna escuela de dibujo en Dinamarca. Así que pensé que si entraba a la Royal Danish Art Academy School of Architecture podría usar los primeros dos años de educación básica para perfeccionar mis habilidades en dibujo y así convertirme en caricaturista. Lo malo fue que me enamoré de la arquitectura...", relata.

De hecho hizo su propio estudio de la arquitectura en el ya icónico libro Yes is More, donde, mediante historietas y textos, presenta una conversación de cómo ha sido la evolución de esta disciplina.

Para él la arquitectura es el arte y la ciencia de crear el modelo de vida que queremos vivir; admite que siempre será un oficio muy retador ya que, principalmente, requiere de mucho tiempo y dinero. "La arquitectura tiene muy poco margen de experimentación porque simplemente los riesgos son muy altos. Es por eso que se mueve lento, porque la gente no toma riesgos", asegura.

Siempre encuentra la oportunidad de enfatizar que su trabajo es sustentable y sostenible, pues lo considera una clave para un mejor futuro. Al respecto, pone sobre la mesa: "Otro aspecto que ha tomado relevancia en la última década es la noción de la sustentabilidad. Hace 15 o 20 años era una verdad incómoda, pero, ¿qué si las ciudades y edificios sustentables fueran más placenteras?".

El primer proyecto que hizo con su firma Bjarke Ingels Group, con sede principal en Copenhague y oficinas en Londres y Nueva York, fue el desarrollo The VM Houses, el cual lo puso en la escena global gracias a su innovación y a que su diseño rompe el esquema del paisaje y la arquitectura daneses. Hoy en día, cuenta con un gran portafolio que incluye obras como The Lego House, The Vancouver House, Hualien Residences, Blavand Bunker Museum, Faroe Island Education Center, Danish Maritime Museum, y muchos más.


Fue inevitable no hablar de su experiencia en OMA y de Rem Koolhaas, a quien considera su arquitecto favorito de todos los tiempos. "Creo que la arquitectura, como la mayoría de las artes, es mejor aprenderla con la práctica, porque cuando trabajas mano a mano con alguien puedes ver y experimentar cómo realmente se hacen las cosas. Así que, definitivamente, la mejor educación la tuve con Rem, a quien yo considero el arquitecto más importante del mundo y quien aún me impresiona por cómo permanece fiel a sus convicciones como persona y profesional".

Además de contarme algunos de sus planes y de compartirme que acaba de terminar un proyecto en México del cual no puede dar muchos detalles, concluyó con una frase que ha repetido en diversas ocasiones: "Para mí la arquitectura es el medio, no el final".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.