• Regístrate
Estás leyendo: Juguetes artesanales, en el olvido por niños de Acapulco en Día de Reyes
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 10:13 Hoy

Juguetes artesanales, en el olvido por niños de Acapulco en Día de Reyes

carritos, valeros, futbolitos, guitarras, tambores y otros juguetes de madera y latón esperan arrumbados en estantes del mercado Chilapeño a ser comprados por los Reyes Magos.
Publicidad
Publicidad

La tecnología y las marcas comerciales extranjeras han desplazado a los juguetes artesanales de madera y latón, que ahora lucen amontonados y en el olvido, ya que sólo son adquiridos para trabajos didácticos escolares y no como regalo de Día de Reyes.

En un puesto de artesanías, ubicado en el mercado Chilapeño en la Colonia Progreso, en Acapulco, desde hace 30 años, Godofredo Navarrete se dedica a vender artesanías, entre ellas, juguetes de madera que actualiza con figuras de dibujos animados.

Ante la indiferencia de los niños que pasan por el pequeño negocio de madera, yacen en las repisas objetos entrañables como carritos, valeros, futbolitos, guitarras, tambores, trompos, damas chinas, ajedrez, caballitos de palo, muñecas de trapo, cuartos de lavado de madera a escala, burros de planchar y caballetes para pintar.

Godofredo Navarrete relató que con el paso del tiempo, ha sido testigo de como la tecnología y juguetes de marcas comerciales han desplazado a los objetos de madera que décadas atrás, eran adquiridos por los Reyes Magos.

El artesano aseguró que la ventas de los juguetes de madera elaborados por virtuosos de Michoacán, han bajado un 30 por ciento en los últimos años, ya que a los menores actualmente les atrae más un teléfono o una tableta electrónica.

​Dijo que es lamentable que hasta los padres de familia estén enseñando a sus hijos a usar más la tecnología y no los juguetes artesanales.

Comentó que a veces acuden maestros a comprar estas piezas para impartir sus clases. “Cuando viene una maestra a comprar es para trabajos para la escuela. Aquí los padres de familia casi ya no vienen, es muy raro”, consideró.

Sin embargo, detalló que a diferencia de los objetos y juguetes electrónicos, los tradicionales son más baratos, ya que, por ejemplo, un ropero de madera a escala con figuras de dibujos de princesas, que puede incluir a las muñecas, cuesta sólo 160 pesos.

Mariana Morales Rodríguez, psicoterapeuta especialista en niños y adolescentes, dijo que últimamente para Día de Reyes se ha visito una tendencia en las preferencias de los niños por los celulares, tabletas y videojuegos.

Consideró que los videojuegos no son malos, siempre y cuando los niños no estén todo el tiempo sentados frente a una computadora y televisor, y dediquen espacio para estar con la familia y amigos.

“Ahora los papás le dedican menos tiempo en la interacción con su hija o hijo y también pasa que los espacios públicos ya no hay esa confianza de que los niños salgan a las calles a interactuar con otros niños y vemos que si habido un cambio social por diversas situaciones ya sabemos que la violencia y otros factores han influido a que sea otras dinámicas de juego”, refirió.

Sostuvo que es importante concientizar a los padres en que la socialización es un factor relevante en el desarrollo infantil para que los menores puedan desarrollar su empatía, negociación y otras habilidades sociales.

“Se ha demostrado en investigaciones que los niños que pasan más de una hora o más horas diarias frente al televisor o computadora, están generando mayor depresión infantil y a veces no nos damos cuenta. Creo que si nosotros no queremos tener un hijo deprimido o un hijo aislado tenemos que moderar esos tiempos y sobre todo incentivar esos juegos tradicionales que son tan bellos”, puntualizó.

Comentó que los juguetes artesanales y tradicionales son “atemporales, están presentes a pesar del paso del tiempo, porque el niño sigue siendo niño”.

RLO

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.