• Regístrate
Estás leyendo: Ciudad genérica
Comparte esta noticia

Ciudad genérica

Espacios

Si bien es verdad que la globalización ha diluido buena parte de los valores culturales locales, ciertamente no ha borrado en absoluto el contexto, al contrario, la homogenización de la arquitectura ha reforzado el entorno de las obras.
Publicidad
Publicidad

En 1995 el arquitecto holandés Rem Koolhaas publicó el libro S, M, L, XL. Dentro de esta obra icónica diseñada por Bruce Mau, se encuentra un manifiesto sobre la pérdida de identidad urbana titulado “Generic City”, una crítica a la sociedad de su tiempo que nos conviene revisar ahora.

El manifiesto de Koolhaas comienza con un cuestionamiento muy importante: mientras la identidad local se ha ido perdiendo y cediendo su espacio a la homogenización global, ¿sería posible que la ruptura con la identidad sea una actitud consciente y un esfuerzo liberador de la sociedad contemporánea para romper sus vínculos con la historia y el contexto?

Ahora que han pasado 25 años desde la publicación del texto, quizá haya que hacer algunas precisiones sobre las declaraciones de Koolhaas, sobre todo acerca de sus falacias lógicas. Si bien es verdad que la globalización ha diluido buena parte de los valores culturales locales, ciertamente no ha borrado en absoluto el contexto, al contrario, la homogenización de la arquitectura ha reforzado el entorno de las obras. Cuando las franquicias comerciales, los supermercados y los aeropuertos tienden a ser muy parecidos entre ellos, y aplican modelos y diseños que son prácticamente iguales en cualquier lugar del mundo, en la práctica refuerzan el contexto. Veamos, por ejemplo, las cafeterías Starbucks, al construirse todas iguales (salvo por sutiles matices, que a su vez provocan que en realidad todas sean diferentes) y por lo tanto carecer de carácter propio derivado de su localización, provocan que las personas los identifiquen por sus pequeñas diferencias o bien por aquella arquitectura o contexto urbano que les rodea.

Aunque sus diseños interiores y fachadas sean casi iguales, y los productos que ofrecen sean siempre de la misma calidad, una persona acostumbra frecuentar uno o varios Starbucks en particular, que son de su preferencia, tal vez por el barrio donde se encuentran e incluso por ciertas características que los diferencian, por ejemplo, que se encuentren dentro de un centro comercial, en una calle emblemática, o incluso que cuenten con estacionamiento o bonitas vistas, todas ellas características contextuales.

TANGENTE

ANÁLISIS ORGÁNICOS

El centro histórico y la periferia moderna no son conceptos opuestos como lo afirma Koolhaas y el segundo no está subordinado al primero, nuestros tiempos llaman a realizar análisis menos maniqueos y mucho más orgánicos que abarquen la complejidad de la arquitectura en su relación con la sociedad.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.