Niegan que Auditoría sea ‘venganza personal’ vs Pablo Lemus

La auditora interina sale en defensa del trabajo que dictaminó irregularidades en la cuenta pública 2015 de Zapopan.
La ASEJ continúa sin titular definitivo, pues no se ha convocado a selección
La ASEJ continúa sin titular definitivo, pues no se ha convocado a selección (Milenio)

Guadalajara

La encargada de despacho de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), María Teresa Arellano Padilla, niega que el dictamen realizado por el organismo tras revisar la cuenta 2015 del municipio de Zapopan, responda a una 'venganza personal' en contra del alcalde Pablo Lemus Navarro; no obstante que le finca cargos por tres meses de gobierno y deja sin señalamiento a su antecesor, Héctor Robles, quien gobernó de enero a septiembre de ese año.

"Yo desconozco el porqué el señor presidente considera que estas observaciones, que son resultado de una auditoría que ya se practicó, considera que son de parte del anterior titular", apuntó Arellano Padilla. Y agregó: "Quiero decirle que fue actuado conforme a la ley y que no hay ningún interés. Que lo que acreditó él (Pablo Lemus) quedó acreditado, y lo que no acreditó no quedará solventado y tendrá que irse a las instancias legales, donde él podrá hacer valer todos sus argumentos. Para nosotros ese informe es uno más de los muchos que ya se han remitido al Congreso del Estado", enfatizó.

Teresa Arellano admitió que el entonces auditor Alonso Godoy Pelayo ordenó esta fiscalización, la cual se realizó cumpliendo todas las etapas que marca la ley; incluyendo el envío de las observaciones a la administración municipal, esperar su respuesta y elaborar el informe final, el cual se remitió el viernes pasado al Congreso del Estado, y se le notificó oportunamente al alcalde Lemus.

"Es un proceso que se inició el año pasado estando el titular anterior (de la ASEJ) pero que a mí ya en esta etapa de encargada de la Auditoría me toda resolver, y tomando todas las pruebas que él aportó es como se elabore este informe final de auditoría", explicó en entrevista con MILENIO Radio.

Arellano Padilla sostuvo que sí se 'midió con la misma vara' tanto a Lemus Navarro como a su antecesor, Héctor Robles, al resolver irregularidades por 1,269 millones de pesos (únicamente contra la actual administración encabezada por Lemus), por la falta de entrega de áreas de cesión de fraccionamientos.

"A cada quién se le hacen conforme al periodo en que le toca recibir estos fraccionamientos, o si al momento de la visita se encuentran estos ya habitados sin haber sido entregados... No es que esté medido, está actuado con la misma legalidad: quien acreditó su observación quedará solventada", respondió.

La auditora interina resaltó incluso que lo observado inicialmente a la administración de Pablo Lemus era por montos mucho mayores que los contenidos en el informe final; observaciones que quedaron como cargo.

La funcionaria explicó que no sólo el recurso económico que se ejerce en directo es susceptible de ser auditado y observado. En el caso de Zapopan se fincan cargos "por omisión en la recaudación, por la no aplicación de su Ley de Ingresos".

"Nosotros observamos el hecho de que se autorizaron acciones urbanísticas y no se cobraron las licencias, los derechos correspondientes; entonces no es que haya ejercido mal su presupuesto, sino que dejó de percibir lo que a los Ayuntamientos les corresponde por esos conceptos", respondió la auditora.

-¿A qué se debió que fueran tantos auditores (un total de 49 personas) a esta revisión en particular?, se le inquirió

"A esta revisión en particular, como en las que así se hace necesarias, se pone dentro del oficio de comisión al personal que tenemos disponible, para que en su caso todos ellos acudan a hacer la auditoría. No quiere decir que todos ellos hayan estado presentes en la práctica de la misma, sino que se les comisiona para que si es necesario acudan a ella. Y es un error, no es la única donde se realiza sino en todas aquellas donde la cantidad de su presupuesto así lo requiere", respondió.

Sobre la petición que anunció hará el presidente municipal Pablo Lemus al Congreso del Estado, para que la cuenta pública 2015 de Zapopan sea regresada la ASEJ y sea su próximo titular quien la revise; Teresa Arellano comentó que el alcalde podrá recurrir a las instancias a las que tiene derecho y en ese sentido dijo que la Auditoría está tranquila pues ya "cumplió con la parte que le corresponde".

Explicó que el asunto está ahora en manos del Congreso local que habrá de resolver al respecto.

Arellano Padilla es encargada de despacho de la ASEJ, a partir del 1 de enero de este año, tras concluir el periodo de Alonso Godoy Pelayo al frente del organismo fiscalizador sin que el poder legislativo hubiera podido convocar a un proceso para seleccionar a su sustituto y el pasado lunes fue señalada por Lemus Navarro como una persona incondicional del ex auditor, quien en realidad sigue manejando la Auditoría Superior.

"Yo al señor presidente no lo conozco, no tengo el gusto de conocerlo ni sé por qué se expresa de mí de esa manera, en el sentido de que tendrá que ser un auditor no político (quien revise de nuevo la cuenta pública 2015). No soy política, pero él tiene la facultad de externar su derecho", concluyó.

Respalda PAN a administración de Lemus

Para el coordinador de los regidores del PAN en Zapopan, Guillermo Martínez Mora, no hay vuelta de hoja: los cargos a la cuenta pública del 2015 fincados por la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) exclusivamente a los tres meses de gobierno del alcalde Pablo Lemus Navarro corresponden a una venganza política.

“Es un gran lastre que los políticos no hemos podido dar por terminado. Espero yo que el Congreso del Estado entienda que debe hacer muchísimas modificaciones (a la ley)… es lamentable que hoy todavía haya ahí (en la ASEJ) alguien con la misma escuela”, expuso el panista en entrevista con MILENIO Radio.

El regidor blanquiazul apuntó que el anterior auditor Alonso Godoy Pelayo dejó el cargo hace 5 meses y sin embargo, deliberadamente dejó la cuenta pública 2015 de Zapopan rezagada hasta este momento.

“Ahí es que como fracción de Acción Nacional digo que es una agresión al pueblo de Zapopan, y a quienes somos regidores, porque significaría que no estamos nosotros dando seguimiento a lo que estamos obligados en el pleno del cabildo”, opinó.

Martínez Mora acotó que no se trata de una defensa personal al presidente municipal, y recordó que también él denunció como diputado el actuar de Godoy Pelayo.

“Me parece una enorme falta de respeto que pueda fincar responsabilidades a un municipio donde en primer lugar declaró, en las dos anteriores administraciones con saldo blanco. El tema de Kodak (Distrito K) no es un tema menor, en su momento exigí y sigo exigiendo que se revise… la aprobación para construir seis edificios y centro comercial”, destacó, tras recordar que esta irregularidad se dio el último día de la administración de Héctor Vielma, que aprobó cambios en los planes parciales y uso de suelo.

Por eso, insistió, es un insulto que quieran engañar al pueblo de Zapopan haciendo creer que las irregularidades con éste y otros fraccionamientos corresponden a la administración de Lemus.

Martínez Mora dijo que este cuenta pública de 2015 es el mejor ejemplo “de un individuo que no ha tenido ética”, y quien finca cargos por 1,200 millones de pesos a una administración con tres meses y ‘limpia’ a dos administraciones anteriores.

Agregó que es un absurdo pretender que ahora Zapopan pague los predios por más de 1,200 mdp que se observan en la cuenta pública, y que hoy valen mucho más..

“Hay una actitud verdaderamente de confrontación y una mala maña. La auditora (Teresa Arellano), con todo respeto, lo que hace es defender a su jefe (Alonso Godoy)”, apuntó Martínez Mora.

SRN