Basura en la ciudad o cómo tirar $1,000 millones anuales

El costo para el manejo de residuos en los ochos municipios que integran la Zona Metropolitana de Guadalajara supera tres millones de pesos al día, sin muchos beneficios.
En 2007 las autoridades estatales vislumbraron un mercado de reciclaje y valoración de residuos, pero con el paso de los años olvidaron el esquema.
En 2007 las autoridades estatales vislumbraron un mercado de reciclaje y valoración de residuos, pero con el paso de los años olvidaron el esquema. (Milenio)

Guadalajara

Las cifras de la inversión pública en el tema de la basura de los ocho municipios del área metropolitana de Guadalajara lindan con lo absurdo: se deben invertir alrededor de mil millones de pesos anuales de dinero público para recolectarla y disponerla, y de paso, se deja ir un mercado potencial de reciclaje y valoración de residuos, que tan sólo en inorgánicos representa 1,300 millones de pesos.

Esto se atisbó por primera vez desde el año 2007, en que el gobierno estatal dio vida a un esquema de separación de residuos como primer paso para generar ese esquema, pero con el paso de los años, su eficacia declinó. La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) asegura que retomará el proceso con la emisión del Reglamento de Gestión Integral de Residuos, que está por entrar a fase de consulta pública (ver nota anexa).

Es decir, si la gestión fuera integral, el propio mercado de reciclaje y valoración de residuos pagaría los altos costos, lo que significaría no sólo el ahorro de la inversión pública, sino ganancias para quienes se integren a ese mercado, generación de empleos y nuevas oportunidades de negocio para los compradores de productos reutilizados, estima Rolando Payán Rentería, director general de la empresa RP&C Ambiental, SA de CV, dedicada a la prevención y control de la contaminación ambiental, presidente de la Fundación R Payán, Ambiente y Salud, AC.

En una presentación entregada a la Comisión de Asuntos Metropolitanos del Ayuntamiento de Guadalajara, que preside el regidor Alberto Cárdenas Jiménez, y bajo su cargo de presidente de la sección especializada de manejo de residuos de la Cámara de Comercio de Guadalajara, el empresario destaca las grandes oportunidades que no han sido aprovechadas en el tema.

“Con esta ecuación, si en el municipio de Guadalajara se gasta al año 450 millones de pesos, se están enterrando 650 millones de pesos que podrían generar empleos para la población a través de los empleos verdes, por lo que se está dejando ir una oportunidad de valorizar estos residuos reciclables, y por el contrario, los estamos enterrando”, señaló a los regidores en una sesión realizada para el tema, de la que Cárdenas Jiménez entregó copia a MILENIO JALISCO.

Sus estadísticas de generación: cada habitante de la ciudad es responsable de 1.29 kilogramos diarios de basura (en contraste con moradores del resto del estado, cuyo promedio es de 910 gramos). Cuatro millones 434,878 habitantes de los ocho municipios del área metropolitana aportan en 51 por ciento residuos orgánicos, en 30 por ciento residuos reciclables y apenas 19 por ciento “no valorizables”. Es decir, si esto derivara en una economía de intensa reutilización, de las aproximadamente cuatro mil toneladas diarias que se generan en la urbe, el problema de disposición final sería apenas con 700 a 800 toneladas.

El empresario da así datos del potencial de valoración e residuos: si en total se generan 1.5 millones de toneladas anuales, 700 mil tan solo en el municipio de Guadalajara; 450 mil toneladas del gran total -215 mil de Guadalajara-, son residuos inorgánicos valorizables para un ingreso anual de 1,330 millones de pesos -650 millones de ellos en el municipio tapatío-. Hay otras 750 mil toneladas de residuos orgánicos cuyo valor depende de la tarifa pagada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el caso de que se dediquen a producir energía; y 280 mil toneladas de residuos sanitarios cuya conversión a gas también depende del mercado.

En cuanto a residuos inorgánicos, “el proceso de reciclaje consiste en la recolección de residuos valorizables para su selección en plantas de separación de residuos. El proceso concluye con la venta del material a la industria recicladora o fabricante de productos; plástico, metal, vidrio, aluminio, papel y cartón”.

Para biogás y composta, el primero “se genera en instalaciones, por las reacciones de biodegradación de la materia orgánica, para la generación de metano y posterior generación de energía eléctrica. El proceso de composta a seguir, consiste en la degradación en presencia de oxígeno de la materia orgánica para la producción de abono con alto contenido de nutrientes”

Respecto a los sanitarios, “la gasificación es un proceso térmico para el aprovechamiento de los residuos donde el potencial comercial consiste en la síntesis de productos y derivados químicos”. Solamente como última medida está “la disposición de residuos en relleno sanitario”.

Así, el área metropolitana debería tender, dado el gran volumen de residuos diarios que genera, a convertirse en un gran centro de acopio de materiales reciclables de manera que las empresas que los utilizan para sus distintos procesos tengan la ventaja de obtener materia prima a costo más bajo”, lo que detona procesos económicos aún más atractivos para la ciudad.

¿Bajo qué esquema se puede llegar? No sólo una ley y reglamentos más claros y contundentes, sino la creación de procesos verdaderamente metropolitanos. Las concesiones existentes deberían ser renegociadas en nuevos términos en busca de que pueda despuntar esa economía, cuya dimensión ambiental es indiscutible en tiempos de cambio climático por la mitigación y adaptación que aporta a una ciudad que ya comienza a afrontar ese desafío.

La propuesta

La Comisión de Asuntos Metropolitano de Guadalajara ha planteado diversas soluciones al problema de la basura, que se sintetizan:

Analizar minuciosamente las condiciones jurídico-administrativas, bajo las que se está prestando el servicio, de cada uno de los Municipios integrantes del Área Conurbada de Guadalajara  para encontrar alternativas de solución

Crear un ente jurídico metropolitano encargado de la Prevención y Gestión Integral de Residuos, con la participación de Semarnat, Semadet y sus municipios integrantes

Proyectar el mejor modelo de Gestión Integral de Residuos a nivel Metropolitano, a fin de lograr sustentabilidad

Generar y dignificar empleos, así como regular y fomentar la industria del reciclaje

Reducir los Gases Efecto Invernadero (GEI), que contribuyan a mejorar el aire que respiramos y con ello,  la salud de las personas

Contribuir al cumplimiento de la Estrategia Nacional contra el Cambio Climático, así como con la normatividad federal, estatal y municipal

Diseñar un proyecto, con  la mejor tecnología, para generar energía renovable  que beneficie al Área Metropolitana

Establecer Centros de Acopio Metropolitanos para el aprovechamiento máximo de los residuos

Implementar campañas de difusión para que la ciudadanía participe en la  prevención de los residuos urbanos