Rosario Robles participa en conferencia de Hábitat III

La titular de la Sedatu, Rosario Robles, dijo que que hay que cambiar a las urbes, ya que la mayoría de las ciudades han crecido de manera desordenada y desigual.
La titular de la Sedatu, Rosario Robles en la conferencia Hábitat III.
La titular de la Sedatu, Rosario Robles, en la conferencia Hábitat III. (Especial)

Ciudad de México

Rosario Robles, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, participó como co-presidenta de la Mesa Redonda de Alto Nivel "No dejar a Nadie Atrás", la cual forma parte de las actividades de la recién inaugurada Conferencia de las Naciones Unidas de Vivienda y Desarrollo Urbano Sustentable, Hábitat III.

Al iniciar el evento, Rosario Robles dio por inaugurada la asamblea y dio la bienvenida a los representantes de todos los países participantes. Después, hizo observaciones sobre la inclusión, donde mencionó que la mayoría de las ciudades han crecido de manera desordenada y desigual y en ellas se concentra la pobreza urbana, al mismo tiempo que la prosperidad, pero ha sido un desarrollo excluyente y por ello es importante discutir la necesidad de la inclusión en la construcción de nuestras ciudades y en la nueva agenda urbana.

Agregó que en todas las ciudades deben involucrarse los diferentes niveles de gobierno para cambiar la realidad de las ciudades y convertirlas en ciudades incluyentes, seguras, resilientes, compactas y sustentables.

Por ello, se debe mejorar la aplicación de normas y fortalecer el estado de derecho, pues no basta con hacer obligatoria la cooperación entre los órdenes de gobierno si no existen los mecanismos para hacerlas efectivas y dar las condiciones que las metrópolis requieren.

También, dijo que es fundamental la participación de los gobiernos locales y fortalecer sus finanzas y ampliar su responsabilidad en la rendición de cuentas y el manejo de recursos.

Añadió que densificar las ciudades es sinónimo de humanizarlas, acercar a la gente es crear oportunidades de interacción humana, económica, laboral, y por ello de debe acabar con los patrones de exclusión y las políticas de vivienda deben incluir a las personas en las decisiones que afectarán sus vidas.

"La vivienda debe ser un instrumento de inclusión, no una barrera de segregación. Lo mismo aplica para los espacios públicos, las plazas, los parques, los centros comunitarios, las bibliotecas, deben ser espacios para todos, espacios para la cohesión y el encuentro, lugares donde las brechas sociales no tengan cabida", aseguró.