Diputados aprueban ley que acota deuda de estados; va al Ejecutivo

Los diputados aprobaron los cambios que los senadores hicieron a la ley y la turnaron al Ejecutivo para su promulgación; con ésta se limitará y regulará el endeudamiento de estados y municipios.
La Cámara de Diputados aprobó la nueva Ley de Disciplina Financiera de Entidades Federativas y Municipios .
La Cámara de Diputados aprobó la nueva Ley de Disciplina Financiera de Entidades Federativas y Municipios . (Tomada de Twitter / @jc_ramirezmarin)

Ciudad de México

Con 382 votos a favor y 32 abstenciones, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la Ley de Disciplina Financiera de Entidades Federativas y Municipios para limitar y regular el endeudamiento de los gobiernos locales.

Los diputados federales admitieron los cambios incorporados por el Senado de la República, entre ellos la ampliación de 10 a 15 por ciento como techo de endeudamiento adicional para las entidades con buen historial crediticio.

La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados turnó el decreto al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación y posterior entrada en vigor.

El ordenamiento prevé la creación de un Registro Público Único de la totalidad de los adeudos estatales y municipales, así como un Sistema de Alertas con tres clasificaciones para determinar la viabilidad financiera de entidades y alcaldías para, en su caso, contratar más deuda.

El "endeudamiento sostenible" permitiría a los gobiernos locales un techo de financiamiento adicional de hasta 15 por ciento de sus ingresos; el "endeudamiento en observación" daría a su vez margen para un techo extraordinario de financiamiento de 5 por ciento de sus ingresos, mientras un "endeudamiento elevado" significaría un techo de financiamiento "igual a cero".

La legislación derivada de la reforma constitucional en la materia ordena integrar una comisión bicameral del Congreso de la Unión con cuatro diputados y cuatro senadores encargados de revisar y observar los planes de ajuste de las administraciones con "endeudamiento elevado", cuando éstas requieran el aval de la federación.

Establece, además, que la contratación de la deuda pública de las entidades federativas debe ser aprobada con el voto de las dos terceras partes de sus respectivos congresos locales, previo análisis de la capacidad de pago y del destino del financiamiento.

El endeudamiento de la Ciudad de México será anualmente autorizado por el Congreso de la Unión en los mismos términos que ahora prevé la Constitución Política.