• Regístrate
Estás leyendo: La cultura Wiki no debe morir
Comparte esta noticia

La Feria

La cultura Wiki no debe morir

Jorge Souza Jauffred

Publicidad
Publicidad

Hace unos días estuve en la glorieta Chapalita para presenciar el cierre de campaña de los Wikipoliticos encabezados por Pedro Kumamoto. Ahí, bajo los negros nubarrones que antecedieron a la tormenta, me sentí conmovido por las palabras de aquellos muchachos (todos, creo, veinteañeros) que han venido trabajando en la creación de una nueva consciencia ciudadana, una nueva cultura ciudadana.

Hoy, ninguno de los trece, ni siquiera Kumamoto, triunfaron en los comicios. No contaron (¿quién podría?) con el arrastre de Morena, cuyos candidatos, desconocidos totalmente, ganaron sin hacer casi campaña y sin presentar propuestas. El “efecto AMLO” los arrastró al triunfo.

Me entristecí. Aquel enorme entusiasmo que aprecié en sus palabras, aquella visión de una nueva ciudad, aquel enorme esfuerzo que hicieron durante tres meses —recorriendo colonias y contagiando personas— parecía perderse tras los resultados de la jornada electoral.

Sin embargo, a mí me queda claro que todos estos muchachos y sus seguidores no son, de ninguna manera, perdedores. Son triunfadores. Vencedores. Nos demostraron que las acciones de un grupo bien organizado y bien encauzado, guiado por limpias intenciones, puede tocar el corazón de las personas, brindarles esperanza, aportarles una nueva forma de ver la vida.

Fueron cientos de miles de votos los que recibieron los muchachos. Cientos de miles de sufragios de personas que creyeron en ellos, a pesar de que no tuvieron el apoyo del sistema político, ni anuncios en los medios, ni espectaculares, ni el dinero de los partidos. Cientos de miles les otorgaron su confianza. En algunas colonias han sembrado ya ideas, ilusiones, nuevas formas de pensar el futuro; una semilla que comienza a crecer.

Sin las ventajas que se otorgan a sí mismos los políticos oficiales, y pese a la guerra sucia que se desató contra Kumamoto en las redes, estuvieron ahí hasta el final. De piel, con la ilusión a cuestas.

Grave error sería que, ante los números adversos, estos jóvenes políticos capitulasen. Es ahora cuando deben reforzar sus trabajos y, tras un reparador y merecido descanso, seguir actuando en las comunidades, fortalecer su presencia en la entidad y ¿por qué no? constituir una organización política que les sirva de estructura para futuras contiendas. Y no descartar convertirse en un partido estatal, simplemente para equilibrar la balanza y recibir los beneficios que otros organismos similares reciben en los procesos electorales.

Tres años pasan volando y quisiéramos encontrarlos nuevamente en las boletas en la próxima campaña.

En la política, como lo ha dicho López Obrador, todo es cuestión de tiempo. Y él es el mejor ejemplo de ello, con su triunfo apabullante tras una larga espera.

La experiencia que han ganado los jóvenes wikis en esta campaña les ha transformado en hombres sensibles al dolor ajeno, a las carencias y a la miseria. Son ahora un grupo más maduro, más poderoso, aunque no tengan cargos. Son, en alguna forma, la voz de quienes no la tienen. Son una esperanza para todos y deben continuar fortaleciéndose.

jorge_souza_j@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.