Las perspectivas económicas para México en 2017

La economía enfrentará un escenario de incertidumbre; sin embargo, el dinamismo del mercado interno permitirá transitar el año de una manera más ordenada.
Uno de los sectores con mejores perspectivas es el turismo.
Uno de los sectores con mejores perspectivas es el turismo. La depreciación del peso atraerá viajeros internacionales y mantendrá a los locales vacacionando dentro del país. (Shutterstock)

El consenso del mercado ve un escenario gris en materia económica para este 2017, refiere Felix Boni, director general de Análisis de la calificadora HR Ratings, quien mantiene una esperanza de que la realidad sea diferente: la experiencia dice que al final de año suele pasar que el conjunto de especialistas se equivocó. 

“El consenso, en el cual estoy yo también, a veces se equivoca, no siempre, pero suele pasar, por lo que de persistir esta regla, 2017 será un año glorioso”, afirma mientras sonríe y destaca que factores como el consumo interno y la recuperación industrial de Estados Unidos (EU) podrían impulsar a la economía mexicana pese a las amenazas de Donald Trump y sus acciones como presidente de EU. 

Las consecuencias derivadas de la administración del presidente electo de EU dependerán de las acciones que él y su equipo tomen en torno a la política comercial, como el incremento de aranceles para productos manufacturados en México por compañías estadounidenses, afirma Steven Bocamazo, analista de Crédito de Natixis Global Asset Management. 

Bocamazo y Boni coinciden que la debilidad del peso frente al dólar, que de mayo de 2014 a diciembre de 2016 acumuló una depreciación de 60%, podría ser un factor que ayude a mitigar de manera parcial los impactos negativos, en el sentido que vuelve a México un país más competitivo en materia de precios en el exterior. 

Los analistas no son los únicos optimistas en este punto. Carlos Slim, presidente emérito del Consejo de Administración de América Móvil, también considera que el dólar en niveles por arriba de 20 pesos puede ser un factor benéfico.

“Si Trump logra crecer la economía estadounidense a los niveles de 4% y llega las tasas de empleo que prometió (25 millones en una década), sería fantástico para México, al final nos va a beneficiar porque somos vecinos”, dijo el año pasado en el marco del Foro Bloomberg

Los especialistas ven dos posibles motores en la economía mexicana: el crecimiento que ha mostrado el consumo interno en México en los últimos dos años y un mejor comportamiento en la manufactura de EU que impulse las exportaciones. 

“El PIB podría crecer este año en un rango de entre 1.5 y 2%, que es bueno si consideramos que ha crecido a niveles de 2% en los últimos años”, dice Boni.

TE RECOMENDAMOS: Ven año difícil para el consumo masivo

Las expectativas de crecimiento bajaron con la elección de Donald Trump en EU, dice Rodolfo Campuzano, director de Estrategia y Gestión de Portafolios de Invex, pero también hay que reconocer que el entorno adverso en la economía sucede desde hace un par de años, debido a la debilidad de la industria en EU: “ahora el entorno es más adverso, no sabemos qué tanto, pero más adverso”, añade Campuzano. 

Entre los indicadores de mayor preocupación está la inflación. Analistas encuestados por Banco de México anticipan una tasa de 4.13%, un nivel superior al objetivo del banco central (entre 2 y 4%). De concretarse esta expectativa, implicaría más ajustes en las tasas de interés. Citibamex proyecta que el precio del dinero llegaría hasta 7%, lo que generaría afectaciones inmediatas en el consumo, el pilar de la economía en los últimos dos años, debido a que se encarecerá el crédito y la gente tendrá más incentivos para ahorrar.

“Prevemos que el incremento en las tasas y las medidas adicionales de austeridad fiscal (menor gasto del gobierno) impactarán al crecimiento económico hacia 2017. Aunque los niveles de remesas, el dinero proveniente de los mexicanos viviendo en EU, podrían aliviar de manera parcial un declive en el consumo”, comenta Axel Christensen, director de Estrategias de Inversión para América Latina de BlackRock. 

TE RECOMENDAMOS: ¿A quién sí y a quién no afecta el aumento de la tasa de interés del Banxico?

Para Christensen y Boni, la economía mexicana está en una considerable mejor condición que en la crisis de 1994-1995. Sin embargo, el riesgo de una recesión está latente, sobre todo si en lugar de una postura moderada de Trump, el país se enfrenta a la implementación de barreras a la exportación. 

“Muchas empresas dejarían de ver la ventaja que implica producir en México y enviar sus productos a EU con ventajas arancelarias, es ahí donde podría estar el mayor problema”, explica Boni.

Asimismo, Carlos Capistran, economista en jefe de Bank of America Merrill Lynch, afirma que hay expectativas que apuntan a una reducción de la Inversión Extranjera Directa (IED), además de las potenciales políticas anti comercio y anti inmigración de EU.

A continuación, las perspectivas de cinco de los sectores clave para la economía nacional:

Financiero-económico

Para este año, el escenario financiero-económico estará impactado negativamente por mayores tasas de interés en EU, lo que impulsa el capital hacia ese país y lo reduce a México por tratarse de una economía menos segura, coinciden los analistas de Bank of America, HR Ratings e Invex. La Reserva Federal de EU (FED, por su sigla en inglés) dejó abierta la puerta para tres ajustes más en sus tasas para este 2017. 

Adicionalmente, mayores precios en los bienes (inflación) y una reducción más pronunciada en las fuentes externas de financiamiento, derivaría en una desaceleración más fuerte, o incluso en una contracción de la economía, advierte Capistran de BofAML.

En suma, los analistas ven menos crecimiento, más inflación, un tipo de cambio por arriba de 20 pesos y más ajustes en la política monetaria de Banco de México, en línea con la FED. 

“El tipo de cambio ha sido y se mantendrá como el indicador que mayores reacciones presente a los cambios que vaya realizando Trump, aunque la expectativa apunta a que no rebasará los 22 pesos por dólar”, considera el analista de HR Ratings.


Automotriz

En los últimos años, México se ha convertido en un importante hub regional para el sector automotriz, con inversiones desde 2010 que suman alrededor de 30,000 millones de dólares tanto en ampliaciones de capacidad como en nuevas plantas.

“De darse una renegociación en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), probablemente no implique un reacomodo de la capacidad instalada e inversiones anunciadas en México, ya que el proceso podría tomar más tiempo que el de la presidencia de Donald Trump”, comenta José María Flores, analista de BX+.

Sin embargo, agrega Bocamazo, de Natixis Global Asset Managemen, como mínimo, la presidencia de Trump reducirá el ritmo de la migración de empresas a México en busca de producir vehículos y autopartes, cuyos costos en México son menores pero que están destinados a EU.

Sin embargo, agrega el especialista, independientemente de lo que ocurra en Washington el próximo año, la base de oferta mundial continúa consolidándose y megatendencias como conducción autónoma, características de seguridad activa y reducción de peso, siguen siendo favorables para la industria.


Turismo

Uno de los sectores que mejores perspectivas tiene para el año es el turismo. La depreciación del peso atraerá viajeros internacionales y mantendrá a los locales vacacionando dentro del país, lo que impulsará no solo a la hotelería sino a los segmentos de restaurantes, aerolíneas y otros agentes que participan, comenta Margarita Chamorro, analista de Finamex.

“El panorama para el sector es positivo: las aerolíneas están abriendo rutas, hay aumento de frecuencias y expansión de la flotilla, ante el desempeño favorable del turismo, principalmente el internacional, alentado por la depreciación del tipo de cambio del peso frente al dólar”, comenta José Espitia, analista de Banorte.

TE RECOMENDAMOS: Mantener crecimiento turístico, reto en 2017: Sectur

Sin embargo, pese a sus previsiones favorables, hay algunos factores que disminuyen el comportamiento del tráfico de turistas, como un menor crecimiento económico; mayores tasas de interés, que hacen más caro el crédito, y el alza en costos determinada por la depreciación del tipo de cambio, pues la mayor parte de los costos en empresas como aerolíneas están en dólares.


Aeroespacial

La industria aeroespacial en México ha sostenido un crecimiento de doble dígito en los últimos 10 años y la expectativa es que siga volando alto, atrayendo inversión y creando nuevos empleos en el país, comenta Alejandro Bravo, socio líder del Sector Aeroespacial de KPMG en México.

Entre los factores que atraen la atención de los inversionistas del sector, agrega el especialista, está la búsqueda de crecimiento en los ingresos y los costos de manufactura.

Además, explica Bravo, las empresas mueven sus operaciones de manufactura a mercados emergentes, y a medida que lo hacen, también piensan en cómo les ayudan estas inversiones a dar mejores servicios y atraer mercados regionales de alto crecimiento.


Energía

El año pasado, la licitación de 10 áreas en aguas profundas para exploración de petróleo fue un éxito. Se adjudicó a empresas asiáticas, europeas y americanas 80% de los campos licitados, cuando se preveía solo 40%. Además, Petróleos Mexicanos encontró un socio para operar el campo Trión, la joya de la corona petrolera. Los beneficios de esta ronda, la 1.4, dejarán una inversión de 41,000 millones de dólares. Aunque los resultados de estas acciones serán de largo plazo, ponen en perspectiva positiva al sector, comenta Janneth Quiroz, analista de Monex.

TE RECOMENDAMOS: Valor del petróleo se divorciará de razones tributarias o políticas: Meade

Las perspectivas para el precio del petróleo también son positivas, según estimados de Pedro Medeiros, analista de Accival, quien asegura que este año habrá una recuperación apoyada por el menor nivel de inventarios. Se estima que el precio de la mezcla mexicana sea mayor a 50 dólares por barril en 2017.