Valor del petróleo se divorciará de razones tributarias o políticas: Meade

El secretario de Hacienda afirmó que paulatinamente se irá migrando a un esquema donde el costo de las gasolinas reflejen de manera puntual, no sólo el costo de la materia prima, sino el gasto en ...
El secretario de Hacienda.
El secretario de Hacienda. (Araceli López/Archivo)

Ciudad de México

Los cambios que se están anunciando para el mercado de la gasolina son importantes, porque se trata de “una evolución que en materia de precios ha venido teniendo el país desde 2015, cuando nos movimos de fijar un precio único a uno máximo”, afirmó el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

A pregunta expresa, durante una entrevista radiofónica, sobre si la población deberá asustarse por la liberación del precio de la gasolina, el funcionario respondió que no, “porque lo que va a pasar es que vamos a divorciar el precio del petróleo de razones tributarias o políticas.

“Lo que vamos a dejar que suceda, como pasa en prácticamente todo el continente, en Europa, en Asia Pacífico, es que el precio se moverá, y lo puede hacer para arriba o para abajo. De hecho, en la historia del país, la gasolina, prácticamente con excepción de algunos meses del año pasado, solamente había subido y nunca había reflejado una condición a la baja. Y lo que veremos, a partir del próximo año, es que habrá veces que suba y otras que baje, como se vayan ajustando las condiciones de mercado.”

La evolución permitirá a México, por primera vez, la posibilidad de iniciar una competencia a nivel de gasolinas, con la posibilidad de que se puedan ir dando descuentos en los precios que ofrezcan al público contra su propio margen de ganancia, argumentó el funcionario.

Un segundo cambio es que se pasa a un esquema en donde el precio se administraba independiente al costo internacional, ahora sí reflejará esta circunstancia. “Y un tercer cambio importante es que estamos pasando a un esquema en donde se reflejan los diferentes costos de llevar la gasolina de donde la tiene Pemex a las gasolineras”.

Meade afirmó que lo anterior contribuirá para migrar a un esquema donde las gasolinas sean verdaderamente un mercado que refleje de manera puntual, no solo el costo de la molécula, sino el gasto en logística, lo que permitirá condiciones de normalidad en el mercado.

“Tendremos, a partir del 1 de enero, 90 precios diferentes, cada uno en función de los distintos costos que tiene llevar la gasolina a la localidad específica. No cuesta lo mismo llevar la gasolina a Progreso, Mérida, o en la zona de Veracruz, que lo que cuesta llevarla a algunas otras regiones en donde la logística o el transporte o el almacenamiento son distintos”.

El titular de Hacienda detalló que a partir de la tercera semana de febrero nos moveremos a que de manera diaria, como sucede en los mercados en el resto del mundo, el precio se vaya para arriba o hacia abajo, en función de cómo se vayan ajustando los costos. “Ya más adelante en el año, como parte de otro proceso, que nada tiene que ver con el de los precios, se irá flexibilizando para que el costo se determine ya por el mercado y en atención al máximo que está fijando la secretaría”.

Lo que se conseguirá para 2017 son dos esquemas, uno de precio máximo en tanto se libera, y otro, ya abierto el precio, que vaya asegurando por cada una de las regiones la participación de otros involucrados en la distribución, almacenaje y transporte de las gasolinas.

Lo que permitirá que “vayamos viendo que el precio se ajusta como lo hacen los costos, y que éstos se ajusten hacia arriba o hacia abajo en función de lo que vaya sucediendo en el mercado, fundamentalmente del petróleo, que es el insumo fundamental en el costo de la gasolina”.

En función de las políticas comerciales que tenga literalmente cada gasolinera, aclaró que tendrán las posibilidades de manejar sus precios en función de lo que la competencia le dicte.

“De cara a todo lo que viene, a la necesidad de fortalecer finanzas públicas, lo que no podemos ya tener es un mercado en donde por diferentes razones mantengamos el precio artificialmente alto o artificialmente bajo. Esos momentos no son ya compatibles con las finanzas públicas, son ya compatibles con la modernidad que el país debe de tener. Y no es razonable pensar que sea el gobierno el que tenga que estar administrando el precio de algo que en el resto del mundo es un mercado competido, que genera inversiones y diferentes estrategias comerciales.

“Es un mercado que para que se pueda desarrollar tiene que ir reflejando sus costos, y cuando sus costos suban, ajustarse, y cuando bajen, también”, concluyó el funcionario.

PEMEX DESCARTA “ALZA GENERALIZADA”

Petróleos Mexicanos reiteró que el abasto de combustibles en el país está garantizado y que junto a la Procuraduría Federal de Consumidor, realiza un operativo para evitar el acaparamiento de gasolinas y diésel.

José Antonio González Anaya, director de Pemex, señaló que “el aumento al precio de las gasolinas a partir del próximo año no repercutirá en un alza generalizada de precios de productos, ni desatará la inflación”; también hizo un llamado a la gente a no almacenar combustible en sus casas, ante el peligro que esto representa.

En entrevista para Radio Fórmula, explicó que el aumento del precio del petróleo se ha duplicado 17 por ciento en los últimos meses, y la gasolina se tienen que mover al ritmo de este mercado, al agregar que un subsidio no es equitativo, pues solo beneficia a tres de cada diez consumidores.

Agregó que cuando el Presidente habló de que no habría más gasolinazos se refería a que “no subirían los precios de manera administrativa cada mes”, y aclaró que la liberación del valor ha pasado por los procesos que casi todos los países han vivido en este tema, “no es una decisión nueva”.

Con información de: Redacción/México.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]