Brian Chesky: la pesadilla de los hoteleros

El joven multimillonario ha construido junto a sus compañeros Airbnb, una empresa que alcanza un valor de mercado de alrededor de 30 mil millones de dólares
Su aplicación, Airbnb, ofrece alojamiento a turistas totalmente desconocidos a cambio de menos dinero que un hotel; su valor ronda en 30 mil millones de dólares en el mercado.
Su aplicación, Airbnb, ofrece alojamiento a turistas totalmente desconocidos a cambio de menos dinero que un hotel; su valor ronda en 30 mil millones de dólares en el mercado. (@bchesky)

Meéxico

En varias de las ciudades más importantes del mundo, el sector hotelero se enfrenta a un gigantesco problema que pone en riesgo sus ingresos. La pesadilla de los empresarios de este segmento económico tiene nombre y apellido: Brian Chesky, un joven que de la noche a la mañana se hizo multimillonario gracias a dos amigos y un colchón inflable.

Chesky, dueño de una fortuna de alrededor de 3 mil 300 millones de dólares, es el co-fundador y CEO de Airbed and Breakfast (colchón inflable y desayuno), apliación móvil mejor conocida en todo el mundo como Airbnb, cuyo valor de mercado ronda en 30 mil millones de billetes estadunidenses.

Airbnb despegó en Silicon Valley gracias al apoyo de una incubadora de empresas llamada Y Combinator; sin embargo, su nacimiento se gestó en 2008, justo en un pequeño departamento ubicado en San Francisco, Estados Unidos, cuando Brian Chesky y sus ahora socios fundadores, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk, tenía serios problemas para pagar alquiler.

Para salir de ese momento complicado, la idea que se les ocurrió a estos emprendedores -que se ahora figuran en la lista de jóvenes millonarios de la revista Forbes- era "alocada". Compraron colchones inflables y ofrecieron alojamiento a turistas totalmente desconocidos, a cambio de mucho menos dinero del que les cobraba cualquier hotel.

En concreto, Airbnb evolucionó y se convirtió en una red social en la que cualquier persona puede poner a disposición un espacio para dormir. Lo que en un inicio era una simple opción para pagar el alquiler de un departamento se transformó, gracias al uso de la tecnología, en una compañia cuya plataforma móvil tiene registradas más de 2 millones de propiedades en 192 países y más de 33 mil ciudades en todo el mundo. Mediante ésta, millones de personas han realizado más de 10 millones de reservaciones de alojamiento.

TE RECOMENDAMOS: Evan Spiegel: el comandante que dirige Snapchat

Pieza clave

En esta evolución, Brian Chesky ha sido pieza clave al convertirse en el CEO de la compañía, cargo desde el cual ha puesto a temblar a los empresarios hoteleros, obligándolos a buscar vías normativas para frenar el frenético crecimiento que registra Airbnb en todo el mundo.

El camino de Airbnb, aunque sumamente exitoso, ha sido complicado y sobre todo, lleno de múltiples controversias.

El éxito de esta empresa ha llamado la atención de las autoridades regulatorias de varias de las ciudades más importantes del mundo como Nueva York en Estados Unidos y Ámsterdam en Holanda, las que han hecho abiertos señalamientos para controlar el negocio ilegal de la renta de vivienda.

Para el sector hotelero, la empresa que encabeza Brian Chesky permite que miles de personas que se dedican a ofrecer alojamiento compitan en un terreno no regulado, lo que significa mejores ingresos, que a su vez se reflejan en costos más bajos para los viajeros.

Chesky estudió diseño industrial en la Escuela de Diseño Rhode Island en Estados Unidos, por lo que hasta antes de Airbnb nunca se planteó nada relacionado con el mundo de los negocios y con acercarse a inversionitstas, mucho menos ser uno de los principales impulsores de la "economía compartida", tan famosa gracias a la relevancia que ha cobrado el modelo de Uber.

TE RECOMENDAMOS: Patrick y John Collison: los hermanos que han conquistado Silcon Valley

Con solo 33 años amasa una fortuna que oscila en 3 mil 300 millones de dólares, lo que lo ubica entre los 40 jóvenes más ricos del mundo según Forbes, lo que a su vez le permitió ser considerado dentro de las 100 personas más influyentes del planeta, de acuerdo con la revista Time.

El reto que ahora enfrenta Chesky es librar todsa las barreras regulatorias que se avecinan, para así continuar elevando el valor del mercado de su empresa, el cual apenas en 2015 era de 24 mil millones de dólares y actualmente llega a 30 mil millones de billetes verdes. Suma que, sin un solo cuarto de hotel propio, supera con creces el valor del grupo hotelero Marriott, que asciende a 21 mil millones de dólares.