Patrick y John Collison: los hermanos que han conquistado Silicon Valley

Con apenas 28 y 26 años, los hermanos irlandeses ostetan una fortuna combinada de 2 mil 200 millones de dólares gracias a Stripe, medio de pagos que se ha extendido a escala global.

Ciudad de México

Denis y Lily Collison deben ser hoy los padres más orgullosos de toda Irlanda. Dos de sus tres hijos, Patrick y John, se encuentran del otro lado del mundo, en Silicon Valley, la meca de la tecnología, compitiendo con las mentes más brillantes de su generación... y triunfando: con 28 y 26 años, cada uno ostenta una fortuna de mil 100 millones de dólares.

Forbes los ubica en la posición 23 entre los emprendedores más ricos menores de 40 en Estados Unidos (que encabeza Mark Zuckerberg), y Jhon es el millonario hecho a sí mismo (que no heredó su fortuna) más joven del mundo.

Antes de Stripe, la fi rma que les ha dado éxito mundial (y millones de dólares), estos emprendedores ya tenían una larga historia. Nacieron y crecieron en una ciudad que apenas supera los 100 mil habitantes (Limerick) en pleno boom económico de la isla europea que forma parte de Reino Unido y que gracias principalmente al comercio pasó de ser un país pobre a tener uno de los ingresos per cápita más altos del mundo.

La historia de los Collison se cuenta como la de una película hollywoodense: dos hermanos criados por unos padres que administraban un hotel a la orilla de un lago; competitivos entre sí, empezaron a programar casi por juego y gracias a esto ya eran millonarios antes de los 20 años, no en la Irlanda del profundo arraigo católico, sino en el San Francisco liberal de California.

A esa edad en que los jóvenes se juntan regularmente para formar bandas de rock y equipos de futbol del barrio, los Collison prefirieron crear una empresa millonaria. El primer paso en su acelerada carrera lo dieron en 2007 con Shuppa, un sistema de gestión de subastas para vendedores en línea. Tenían 16 y 18 años. Pronto se unieron con otros precoces emprendedores británicos, los primos Kulveer y Harjeet Taggar, de 23 y 21 años, con quienes fusionaron su creación y fundaron Automatic, software que facilitaba las cosas a los usuarios de eBay.

TE RECOMENDAMOS: Sean Parker: el carismático y conflictivo niño malo del mundo de la tecnología

Los cuatro jóvenes se trasladaron a Silicon Valley, donde recibieron fi nanciamiento. Tras despertar el interés de varias empresas, cuyos nombres no se revelan por acuerdos de confi dencialidad, pero que la revista Newsweek califica entre las “grandes del internet”, el 28 de marzo de 2008 (Viernes Santo, por cierto), la empresa fue adquirida por la canadiense Live Current Media por 5 millones de dólares. Había cuatro nuevos (y jóvenes) millonarios en el mundo.

Menos mal que los hermanos Collison eligieron la tecnología y no la música: ningún rockstar de esa edad hace tanto dinero en solo un año y mucho menos piensa en cómo invertirlo para verlo crecer.

De acuerdo con Forbes, durante un viaje que realizaban por Sudamérica (seguramente disfrutando los millones que les dejó Automatic), los hermanos tuvieron la idea de un sistema de pagos y tan pronto como en 2010 lanzaron Stripe.

Forbes califi ca a la aplicación como “el PayPal de la era móvil” (para disgusto de PayPal). No parece poco si se piensa que Stripe ha recibido financiamiento de figuras como de Peter Th iel y Elon Musk, cofundadores de PayPal.

La firma opera ya en cerca de 25 países. Además, ha establecido alianzas con firmas como Visa, Apple, Alibaba, Pinterest, Twitter y Facebook, y con un volumen de operación que podría alcanzar los 20 mil millones de dólares anuales, aunque no hay cifras oficiales al ser una empresa privada.

TE RECOMENDAMOS: De inmigrante a millonario gracias a WhatsApp

La semana pasada, General Catalyst Partners, firma de capital de riesgo, y CapitalG, división de inversión de Alphabet (matriz de Google), anunciaron una inyección de 150 millones de dólares para Stripe, gracias a lo cual la firma alcanzó un valor de 9 mil 200 millones, y los hermanos Collison, una fortuna conjunta de 2 mil 200 millones.

En las oficinas de Stripe en San Francisco, John, presidente, y Patrick, director general,
ni siquiera tienen oficina. Se les ve compartiendo mesa de trabajo con alguno de sus 300 colaboradores... Y tal vez ideando su próximo proyecto millonario.