Derecha francesa elige a su candidato presidencial

Conservadores franceses eligen al que será su candidato en las presidenciales de 2017 entre dos ex primeros ministros, François Fillon y Alain Juppe, líderes de alto perfil del Partido Republicano.
François Fillon promete un plan "radical" con la supresión de 500 mil puestos de funcionarios y un recorte al gasto público de 110 mil millones de euros.
François Fillon promete un plan "radical" con la supresión de 500 mil puestos de funcionarios y un recorte al gasto público de 110 mil millones de euros. (Reuters )

París

La derecha francesa elige este domingo a su candidato a las presidenciales de 2017, en un duelo final en el que el ex primer ministro François Fillon, que promete reformas económicas liberales, es el gran favorito.

La participación al mediodía era entre un 10 y un 15 por ciento superior a la primera vuelta del pasado domingo, según la comisión que organiza estos comicios abiertos a todos los franceses.

Más de 10 mil centros electorales abrieron sus puertas a las 07H00 GMT para acoger la segunda vuelta de estas primarias inéditas en la historia de la derecha francesa.

Los centros electorales cerrarán a las 19H00 (18H00 GMT).

TE RECOMENDAMOS: Francia, “al borde de la revuelta”: Fillon

François Fillon, un católico conservador de 62 años que promete un plan de choque liberal, se enfrenta a Alain Juppé, 71 años, otro ex primer ministro que defiende un programa más moderado.

Frente a una izquierda gobernante impopular y dividida, el ganador de estas primarias tiene grandes posibilidades de convertirse en presidente de Francia en mayo próximo, según los sondeos.

Fillon, quien fue primer ministro del ex presidente Nicolas Sarkozy durante cinco años (2007-2012), promete un plan "radical" con la supresión de 500 mil puestos de funcionarios y un recorte al gasto público de 110 mil millones de euros para salvar a un país en "declive".

"Francia necesita cambiar de modelo económico y social", sostiene Fillon, ferviente admirador de la "Dama de Hierro" Margaret Thatcher.

Este hombre de carácter austero, también ha ganado apoyo con su línea dura contra el terrorismo yihadista, el islam y la migración y por su defensa de los valores familiares tradicionales.

"Identidad feliz"

Juppé, ex primer ministro del ex presidente Jacques Chirac (1995-1997) y ex ministro de Relaciones Exteriores de Sarkozy, considerado como más moderado, estima que el programa de su contrincante es "brutal" e "irrealista".

Promete un equilibrio del presupuesto público en cinco años a través de un recorte estructural de entre 85 mil y 100 mil millones de euros.

En oposición a su rival, defiende el concepto de la "identidad feliz" abierta a la diversidad cultural pese a una inquietud generalizada sobre la inmigración y el extremismo islamista.

TE RECOMENDAMOS: Francia extiende el estado de excepción hasta 2017 

"Soy la mejor opción para derrotar a Marine Le Pen", exclamó el viernes en el último día de la campaña.

Sin embargo, François Fillon, que obtuvo 16 puntos y más de 650 mil votos más en la primera vuelta, es considerado como el gran favorito.

En Burdeos, ciudad en la que Juppé es alcalde, Gaétan, de 22 años, admite que dudó mucho pero que se decidió por Fillon. "Prefiero a Juppé en los temas sociales y a Fillon en los económicos. Pero prefiero tener un trabajo que cualquier otra cosa", dijo a la AFP.

Fillon arrasó en la primera vuelta el pasado domingo con 44 por ciento de los votos y desde entonces ha recibido el apoyo de los principales líderes de la derecha, incluyendo el del ex presidente Nicolas Sarkozy, que quedó eliminado de la carrera hacia la presidencia hace una semana.

Carrera al Elíseo

El ganador de esta competición interna se enfrentará en las elecciones presidenciales a un candidato socialista aún por designar y a la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen.

El presidente socialista François Hollande, el mandatario más impopular de los últimos 60 años, debe anunciar si se presenta a un nuevo mandato antes del 15 de diciembre.

Según una encuesta divulgada el viernes, el primer ministro de Hollande, Manuel Valls, goza de mayor popularidad que el actual presidente.


jamj