• Regístrate
Estás leyendo: “Enero Negro”
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 15:41 Hoy

“Enero Negro”

La noche del 19 al 20 de enero de 1990 un gran contingente del ejército soviético de 35 mil soldados invadió Azerbaiyán y atacó a la ciudad de Bakú; 134 civiles fueron asesinados.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

El 20 de enero de cada año sin ser este mismo una excepción se conmemora en Azerbaiyán y por los azerbaiyanos del mundo como un día de luto nacional. Ya que en la noche del 19 al 20 de enero de 1990, un gran contingente del ejército soviético de 35 mil soldados invadió Azerbaiyán y atacó a la ciudad de Bakú (capital de Azerbaiyán) siguiendo instrucciones del entonces Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética Mijail Gorbachov. Como resultado de esta acción militar, 134 civiles pacíficos fueron asesinados y más de 700 resultaron heridos.

Mijail Gorbachov ordenó al ejército a tomar Bakú bajo control total, porque de acuerdo a la KGB, el Frente Nacional de Azerbaiyán (que en ese momento era un movimiento político en pro de la independencia) iba a llegar al poder. Las tropas soviéticas entraron en Bakú con la misma brutalidad y frenesí como cuando entraron a Budapest en 1956 y a Praga en 1968. Los tanques demolían y disparaban contra todo lo que se movía. Dispararon a pasillos y ventanas de edificios de apartamentos, hospitales, ambulancias y vehículos civiles.

Para ocultar de la comunidad internacional y de otros ciudadanos de la URSS lo que había pasado, las tropas explotaron el edificio de la estación de televisión nacional para detener la difusión de imágenes de los cruentos ataques.

La televisión soviética no daba ninguna información sobre los asesinatos en masa. Pero los ciudadanos, cuyos teléfonos no había sido desconectado, trataron de llamar fuera de Bakú para pedir ayuda, mientras que permanecían en el suelo para escapar de las balas del ejército invasor. Pero todo el país se mantuvo en silencio.

Para Azerbaiyán, un país que perdió cientos de miles de vidas en la Segunda Guerra Mundial, este cruento acto significaba el final de una URSS unificada y de una familia de pueblos soviéticos amistosos. Miles de comunistas demostrativamente quemaron sus tarjetas del partido comunista, los veteranos negaron los premios militares con los que fueron honrados por su heroísmo y la gente se sentía infundida de un renovado sentimiento independista. Después de los sangrientos acontecimientos del 20 de enero el dejar la Unión Soviética se convirtió en solo una cuestión de tiempo para Azerbaiyán.

"Enero Negro" de Bakú fue el principio del fin de la URSS. Se abrió una nueva era histórica de la autodeterminación nacional y la soberanía del Estado para los residentes de Azerbaiyán cuando la gente se dio cuenta de sí misma como una nación capaz de asumir la responsabilidad de su propio destino de manera independiente. Es por eso que el día de duelo nacional es de importancia estatal en Azerbaiyán como los eventos desarrollados para las actividades de liberación nacional y que culminaron en el establecimiento de la República independiente de Azerbaiyán.

Es por todo esto que se conmemora cada año esta fecha donde el 20 de enero cientos de miles de personas visitan el Callejón de los Mártires para depositar flores y rendir homenaje a sus compatriotas que murieron durante la invasión de las tropas soviéticas y aunque 24 años ya pasaron desde la tragedia, ninguno de los líderes del partido comunistas de la URSS en ese entonces han sido responsabilizado desde entonces.

Los azerbaiyanos nunca olvidaremos a nuestras hermanas y hermanos que dieron la vida para crear un país independiente y en control de su destino, por ellos estaremos eternamente agradecidos y su memoria ardera en nuestro pensamiento colectivo por siempre.

Que descansen en paz.


*Embajador de Azerbaiyán en México

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.