Empleados de Disney, detenidos por posesión de porno infantil

También se les acusa de haber solicitado sexo a menores de edad.

Miami

Al menos 35 trabajadores de Walt Disney World, en Orlando, Florida, fueron detenidos desde 2006 por delitos relacionados con la posesión de pornografía infantil o intentar tener sexo con menores, según una investigación realizada por CNN.

Un total de 32 empleados, entre dependientes de tiendas, trabajadores, guías turísticos y personal de seguridad, fueron condenados por delitos sexuales relacionados con menores, aunque ningún caso, destacó CNN, “está vinculado con niños o adolescentes que visitan los parques” de Walt Disney World.

Entre los casos que relata la cadena de noticias estadunidense figura el de un gerente de servicio de reparaciones de la atracción Magic Kingdom acusado de solicitar a una menor relaciones sexuales y viajar para encontrarse con ella, cargos de los que el hombre se declaró inocente.

La policía asegura que el acusado se presentó en el lugar indicado para mantener relaciones sexuales con una menor de 14 años, en una operación tramada por las fuerzas del orden; pero el trabajador de Disney sostiene que fue allí con el único objetivo de proteger a la niña, y que “planeaba llamar a las autoridades cuando llegó a la vivienda” donde estaba previsto el encuentro.

Varios de los empleados arrestados de los parques temáticos de Walt Disney World fueron detenidos por bajar archivos y videos de pornografía infantil a través de internet.

En un comunicado remitido a CNN, Jacquee Wahler, portavoz de Walt Disney World, señaló que “proporcionar un medio seguro a los niños y las familias es una responsabilidad” que la empresa “se toma muy en serio”, por lo que se encargan de realizar investigaciones previas de los antecedentes penales del personal que se contrata en los parques de diversiones, además de otra serie de medidas.

El congresista por Florida, Dennis Ross, propuso el uso del polígrafo en las empresas privadas que lo requieran para proteger a los infantes de los depredadores sexuales, una medida que encuentra el rechazo de los legisladores quienes argumentan ello violaría el derecho a la privacidad y también el respeto a la libertades civiles.