Corrupción consume al PAN en Hidalgo

El conflicto interno del Partido Acción Nacional en el estado de Hidalgo es una crisis con fundamentos; no sólo afecta a la dirigencia del blanquiazul hidalguense, sino que va a reflejarse en la infraestructura del partido. Por sí no bastase lo anterior, igualmente se va a dañar la visión humanista que presumen, dando otra imagen de lucha de poder por la franquicia blanquiazul en el estado de Hidalgo y en el seno nacional.

En este contexto, la parte del reflejo de la crisis que viven los dirigentes panistas no da la pauta de postulación de personajes que pueden ser atractivos para el voto ciudadanos ni porque tengan una ideología definida o afin al instituto, aunado a que los panistas hidalguenses negociaron la postulación de Xochilt Gálvez para las elecciones que finalizarán el 7 de junio, motivo por lo cual descaradamente la corrupción de los dirigentes actuales tratan de tumbar esta posibilidad que favorece al PAN  de capturar más votación a su favor. Por el otro lado, da apertura a los priistas como lo es el caso de Rosendo Cruz Rufino, candidato por el distrito V de Tula de Allende, Hidalgo; dejando la duda en que están haciendo el trabajo de los priistas, poniendo piedras en el camino de la oposición para facilitar el triunfo al PRI.

Lo anterior afecta al Partido Acción Nacional para mantener la marca y las prerogativas que no otorga la autoridad electoral al postular personajes que no pueden garantizar su permanencia a través de votos, además no tienen ideología ni proyectos, solo deja la duda que este grupo de la dirigencia actual del PAN que controlan al partido no está en el ánimo de servir al panismo, sólo para negociar con el adversario por su propio beneficio e interés, factor que lleva al PAN a dividirse y que pierda el rumbo. Lo cierto, es que tal vez necesitan personas como Xochilt Gálvez quien es cortejada por la mayoría de los afiliados del PAN, lo cual puede impactar en el resultado de la elección federal; no obstante, la consecuencia de esta elección será un reflejo de la respuesta de los ciudadanos.

La corrupción de la dirigencia  actual panistas en el estado de Hidalgo puede tener muchas explicaciones, donde una de las más poderosas es de actitud de Asael Hernández quien  encabeza este nuevo grupo que sostenían a la corriente ortodoxa en el partido, quienes eran menos descarados en la forma de negociación con el gobierno del Estado y su partido.

El problema de los panistas corruptos se plantea desde la ignorancia, la falta de entendimiento y de asuntos centrales en la forma de cómo manejar la administración interna del Instituto honestamente y de manera transparente lo cual se refleja en el concepto de conflicto de intereses, cometiendo irregularidades en las elecciones internas, creando fraudes de filtración de información favoreciendo a los adversarios y aniquilando a sus propios compañeros de partido.

De igual manera los panistas han adquirido muchos vicios que perjudican a los ciudadanos y al partido; su comportamiento confirma por lo menos que la corrupción es una característica del PAN en Hidalgo como cualquier partido y la creencia de muchos de los ciudadanos, de que el sistema partidista sirve para abusar del sistema; hay diferencias en estilos y dimensiones, pero tienen en común la confusión de los intereses, abriendo la puerta a los abusos de dirigentes que han utilizado al partido para beneficiarse personalmente de estos arreglos.

Concluyendo, los panistas de ahora no pueden tirar la primera piedra, el tema será un factor de consideración en el proceso de elección federal que amenaza en una derrota generalizada.

colegiolibredehidalgo@gmail.com

www.colegiolibredehidalgo.com.mx