Nada Personal

¿Quién sentó a Lozano con Madero?

En el Partido Acción Nacional no han perdido el oficio político para conciliar las posturas encontradas.

El encargado de los buenos oficios para sentar a los protagonistas del último enfrentamiento terminó con un abrazo entre el presidente del CEN Gustavo Madero y los senadores Javier Lozano Alarcón y Roberto Gil Zuarth.

¿Quién de los panistas con la relación entre calderonistas y Gustavo Madero hizo posible el reencuentro? , no sería difícil deducirlo si se considera su peso político en Acción Nacional.

La aparición de Madero para el “abrazo de Acatempan” ante la presencia de los medios de comunicación acreditados en Los Cabos, Baja California, fue la culminación de un intenso cabildeo.

El abrazo entre el dirigente nacional y sus principales detractores es un buen mensaje al panismo nacional y al resto de la clase política nacional, alejando los nubarrones de una escisión.

Faltaría conocer la postura del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y si estará dispuesto a estrechar los brazos de Madero y Horcasitas.

Gil y Lozano accedieron  al reencuentro, lo que podría significar un primer paso a la reconciliación a favor de la imagen y fortaleza de este partido político, de cara a la coyuntura política.

El tribuno y beligerante senador poblano Javier Lozano tenía muy claro que la “cuchilla” encima de una sanción que iría desde la suspensión de sus derechos partidistas o la expulsión del PAN, significaría dejarlo fuera de todo.

Sancionado, el ex titular de la STPS acabaría con su futuro político y de inmediato lo excluiría de concursos interpanistas como aspirante a la nominación de la candidatura a la gubernatura del estado de Puebla.

En este primer round albiazul, Gustavo Madero gana y el ex presidente Felipe Calderón pierde, aunque no necesariamente abdique a su decisión de reposicionarse en el PAN.

Será muy esperada la postura que fije el ex presidente porque posterior a la guerra epistolar con Juan Francisco Horcasitas, la mejor imagen del “reencuentro” sería un Calderón con sus “amigos leales” fijando una postura como grupo.

pablo.ruiz@milenio.com