Duda razonable

De cómo nos atropellaron unos tráileres de 75.5 toneladas

Hace poco más de un año, después de una serie de accidentes de camiones de carga en carreteras con cuantiosas pérdidas humanas, vino a En15 Federico Domínguez, director general de Autotransporte de la SCT.

Me trajo comparativos internacionales de cuánto peso se permitía a los vehículos de doble caja, llamados fulles, y qué largo se permitía a todo tipo de autotransporte. México era el país que más peso y camiones más largos permitía en sus carreteras. México también estaba y está en el top 10 mundial de más muertes en carretera. Me dijo hace un año que la secretaría estaba dispuesta a revisar todo esto, que se convocaría a un panel de expertos y se revisaría la normatividad, en este caso la NOM-012.

El panel se reunió y recomendó, la secretaría dialogó con transportistas. Producto de todo eso, el miércoles pasado se publicó en el Diario Oficial el “Proyecto de Norma Oficial 012”. Es proyecto porque tiene que pasar por Cofemer y 60 días de recibir comentarios públicos. En agosto será oficial.

¿Qué peso permitía a los fulles la norma anterior? 75.5 toneladas.

¿Qué peso permite a los fulles la propuesta? 75.5 toneladas.

¿Qué largo máximo permitía a los fulles en autopista la norma anterior? 31 metros

¿Qué largo permite a los fulles en autopista la propuesta? 31 metros

Y así, todos los pesos y los largos quedan iguales.

Ayer en En15, el mismo Federico Domínguez me dijo que “el panel señaló que no hubo información estadística sólida que pudiera señalar qué tipos de accidentes y causas eran por ese peso”.

Me ahorro mi opinión del panel, pero todo indica que el panel no usa Google, y que tampoco quiso ver la información de otros países del mundo en donde todos los similares o más desarrollados que nosotros; repito, todos, limitan a menor peso y menor largo su autotransporte.

La norma dice que ahora sí se van a pesar a los transportes y restringe a esas armas de destrucción el paso en ciertas pequeñas carreteras. Pero poco más.

Dice Domínguez que se tuvo que hacer un balance entre productividad y seguridad.

Digo yo que está claro quién ganó. Y agrego: cuando usted escucha productividad en este contexto, refiérase a las cuentas de banco de los transportistas del país.

Recordatorio final: los transportistas son una de las tres industrias que más donan a campañas de todos los partidos políticos.



dudarazonable@milenio.com

Twitter: @puigcarlos