Unicornios Mexicanos

Con Trump, sin Trump y a pesar de Trump

Ya sé que se ha hablado mucho del tema esta semana. Del lunes al sábado, muchos de mis contactos en las redes sociales transitaron de la tranquilidad de creer que Estados Unidos tendría en 2017 a su primera presidenta a la peor de las desesperaciones y a la más profunda de las desesperanzas al ver a Trump alzarse con el triunfo.

Por el contrario, otra parte mis contactos (de la cual me siento muy orgulloso) no ha dejado de mostrar su optimismo y su valentía desde que se anunció al ganador. Yo prefiero ver qué sí podemos hacer en este nuevo entorno y no perder ni un minuto en lamentarme de los resultados que, por otra parte, ni siquiera me tuvieron a mí entre sus electores.

Hace unos años, cuando entrevisté como periodista al entonces recién nombrado rector del Tec de Monterrey, Salvador Alva, me dijo que la consigna que solía darle a sus alumnos era que ellos tenían la obligación de aprender con maestro, sin maestro y a pesar del maestro. Ahora que ganó Trump pienso lo mismo de quienes hacemos empresa, particularmente de los emprendedores.

Tenemos la obligación de velar por nuestro negocio con uno y con otro candidato, con uno y con otro presidente. Entiendo que el entorno puede cambiar dramáticamente con una opción o con otra, pero también estoy seguro de que hay oportunidades en cualquiera de las dos opciones.

Por ejemplo, una de las promesas de campaña de Trump es bajar fuertemente los impuestos a las empresas en Estados Unidos. Por un lado, hay que recordar que en ese país ya operan muchas compañías mexicanas, las cuales se verían beneficiadas. Y cada vez hay más emprendedores mexicanos que abren filiales del otro lado de la frontera en búsqueda de financiamiento, aprendizajes y, por supuesto, un jugoso mercado. A ellos también les puede convenir un cambio de esta naturaleza.

Una de las propuestas que más asusta es que se renegocie el Tratado de Libre Comercio. Previsiblemente, Estados Unidos buscaría un acuerdo que le permita generar más puestos de trabajo dentro de su territorio, los cuales en las últimas décadas han ido a parar a otros países, como México. Pero quienes se asustan se olvidan de que las propias compañías estadunidense son las que han promovido las condiciones que hasta hoy han prevalecido, y no por buenas gentes sino porque eso es lo que le conviene a sus accionistas.

Que si se levanta el muro. Que si suben el precio de las visas. Que si deportan a miles de migrantes… Sin duda que todas esas opciones y otras más que se manejaron durante la campaña son propuestas lamentables en muchos sentidos. Pero cada una de ellas trae consigo una oportunidad que solo veremos si nos dejamos de lamentar y abrimos bien los ojos para reconocerlas y aprovecharlas.

Y quién si no los mexicanos sabemos lo que es trabajar con malos gobiernos. Durante décadas nos hemos enfrentado a gobierno populistas, ineficientes e incompetentes. Ésta que viene es una prueba más. Y estoy seguro de que todos vamos a aprender mucho de ella.

*Fundador de VenturaMedia, firma que promueve la cultura emprendedora.

@adolfoconected

adolfo@venturamedia.mx