Turismo rescata la economía griega

El turismo y los proyectos de infraestructura hicieron repuntar la economía y rescatarla de la crisis. 
El desempleo disminuyó dos puntos porcentuales debido al aumento en la llegada de turistas y la construcción de proyectos de infraestructura.
El desempleo disminuyó dos puntos porcentuales debido al aumento en la llegada de turistas y la construcción de proyectos de infraestructura. (Shutterstock)

Grecia

Después de años de ser el caso perdido económico de Europa, Grecia se encontró en una posición poco familiar: una actuación destacada.

El país informó el crecimiento económico más alto de la zona euro en el tercer trimestre gracias a una temporada turística récord de verano, aumentando las esperanzas de que se encaminan a una recuperación sostenida después de casi seis años de recesión.

La producción creció 0.7% en los tres meses a septiembre, después de crecer 0.4% en el segundo trimestre, de acuerdo con una estimación preliminar con ajuste estacional de Elstat, la agencia estadística independiente del país.

Ahora Grecia se encuentra en camino de superar el objetivo de crecimiento del 0.6% para este año, dijo Platon Monokroussos, jefe de economía de mercados de Eurobank en Atenas.

“Estamos convencidos de que el crecimiento para todo el año superará el objetivo y podría alcanzar el 1%”, dijo Monokroussos. “Está regresando la confianza en la economía”.

Las nuevas cifras trimestrales, confirmadas por Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea, mostraron que Grecia salió de la recesión en marzo, tres meses antes de lo que se había pensado previamente, con un crecimiento en la producción del 0.8%.

La nueva posición de Grecia como el mejor de la clase también reflejó la debilidad en otras partes de la zona euro, con Alemania y Francia apenas logrando crecer durante el trimestre y la economía de Italia contrayéndose.

En Atenas, la reacción a las cifras fue más de cautela que de celebración. El panorama sigue siendo incierto, y los griegos se siguen recuperando de la recesión más larga del país desde la Segunda Guerra Mundial, que pasó una gran factura a la vulnerable economía basada en el turismo, el transporte y otros servicios, solamente con exportaciones limitadas de productos manufacturados.

Eliminó 25% de la producción nacional y empujó a más del 35% de los griegos por debajo de la línea de la pobreza, mientras los gobiernos posteriores promulgaron sofocantes medidas de austeridad a cambio de un rescate de 230 mil millones de euros por parte de la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Aunque todavía sigue siendo alta, el nivel de desempleo cayó al 25.9% en agosto a partir del 27.3% en abril cuando el trabajo estacional se elevó por el turismo y la construcción de proyectos de infraestructura respaldados por el incremento de fondos los la Unión Europea.

El aumento en las llegadas de visitantes impulsaron un incremento en las ventas minoristas y también estimularon la inversión relacionada con el sector, dijo Michael Masourakis, jefe economista de Alpha Bank en Atenas.

“El tercer trimestre registró un fuerte desempeño en el consumo privado, mientras que la inversión de capital se ha incrementado de manera constante todo este año, por ejemplo, en las flotillas de renta de autos y autobuses para la industria turística”, dijo Masourakis.

Se proyecta que la economía crezca un 2.9% en 2015 después de que Grecia termine en diciembre con un programa de rescate estrechamente monitoreado que será reemplazado por una línea de crédito preventivo que se está negociando con bancos internacionales.

Pero es probable que el objetivo de crecimiento sea revisado a la baja para llegar al 2.5% como un reflejo de la acumulación de la incertidumbre política, probablemente con unas apresuradas elecciones generales en marzo próximo si el parlamento no logra elegir un nuevo jefe de estado con una mayoría reforzada.

Las encuestas de opinión dan al partido radical de oposición, Syriza, una fuerte ventaja, pero todavía se queda corto para obtener una mayoría parlamentaria absoluta, lo que señala a un periodo de gobierno de coalición y una demora en la implementación de nuevas reformas económicas.

“Los fundamentos económicos son bastante sólidos, una tendencia de crecimiento positivo, un superávit primario del presupuesto (antes de pagos de deuda) y un superávit en cuenta corriente, pero las consideraciones políticas se han convertido en un problema”, dijo Masourakis.