Además de cocas, agua bendita con nombres

Humberto Álvarez lanzó la "campaña" para recaudar fondos y construir un templo en Saltillo, Coahuila. El párroco es conocido por usar sotanas bordadas con superhéroes y una pistola de juguete para ...

Saltillo

La diócesis de Saltillo emuló la campaña de Coca-Cola de personalizar las latas, solo que ofrecerán botellas de agua bendita.

El sacerdote de la Iglesia del Santo Cristo del Ojo de Agua, Humberto Álvarez, conocido como El super padre, diseñó la estrategia, y argumentó que los recursos obtenidos serán para construir la capilla dedicada a San Juan Diego.

"Es una buena causa y ahora que está de moda la personalización de los envases de refrescos, lanzaremos 5 mil envases de agua bendita con nombres de personas", dijo.

"Lo que nos hace diferente como parroquia es el manantial que brota del lugar, conocido como El Ojo de Agua y donde se fundó la ciudad de Saltillo", señaló.

Los envases tendrán la leyenda: "Hoy hago una Oración por..." y luego se coloca el nombre de la persona que se desea rezar.

La campaña, por así llamarla, la emprendió El padre superhéroe, conocido así porque durante la misa utiliza una pistola de juguete para bendecir a los niños y viste una sotana bordada con figuras de Batman y Superman.

Con este método, el padre Humberto ha logrado atraer a la niñez a la misa dominical en la Iglesia del Ojo de Agua. Incluso asegura que el arma que usa se la regaló un niño.

"Con este juguete buscamos romper el protocolo de la misa; hacer una expresión en la que nosotros mismos, nos ponemos en contacto con los niños. Con esta forma de transmitir la palabra de Dios, vemos la respuesta de la niñez, del futuro de la Iglesia", afirmó.

Los feligreses que acuden a la Iglesia del Ojo de Agua aplauden el método del sacerdote, pues consideran que refuerza la fe de los menores.

María Eugenia, directora de Comunicación de la diócesis de Saltillo, asegura que desde que llegó el padre Álvarez acude más gente a misa.

"No sé por qué antes, cuando oficiaba misa en una iglesia de San Buenaventura, no llamó tanto la atención en la sociedad como aquí en Saltillo en la iglesia del Ojo de Agua, dijo.

Hace tiempo, representantes de otras iglesias ante la diócesis de Saltillo, criticaron la forma en que Álvarez oficia misa, pero el Obispo Vera López expresó que no estaba violando las normas de la Iglesia católica.

Desde 1840, el segundo domingo de septiembre se celebra la fiesta del Ojo de Agua y miles de personas acuden devotamente a este templo.

Solo que en esta ocasión tendrán un motivo más, encontrar una botella de agua bendita con su nombre. Así que suerte.