‘En la lucha libre, la sangre logra despertar emociones’

Ricardo Guzmán Wolffer analiza el deporte en su libro Lucha libre. Sin límite de sangre (Ediciones B, 2017) junto con entrevistas a especialistas, psicólogos y luchadores.
El luchador de 'Otro nivel' ayuda a la joven promesa a llevarse la victoria.
"Es un deporte poco estudiado por otra disciplinas que no sean la historia o la crónica", menciona el autor. (Imago7)

Monterrey

Ricardo Guzmán Wolffer se adentra en el apasionante terreno de la lucha libre, que es cultura, show, desahogo y sangre, de los que parte en su libro Lucha libre.

Sin límite de sangre (Ediciones B, 2017), donde analiza este deporte junto con entrevistas a especialistas, psicólogos, comisionados y sobre todo quienes le ponen el sabor principal: los luchadores.

TE RECOMENDAMOS: A través del rock llevan monstruos mensaje de paz

De esta obra nos platica Guzmán Wolffer, quien visitará la ciudad el próximo 19 de agosto, en un encuentro sobre el autor H. P. Lovecraft.

¿Cómo se debe ver o analizar el tema de la sangre dentro de la lucha libre?

Como un elemento que la caracteriza y que no puede trucarse. La sangre, aun de aceptar la falsa teoría de que los luchadores se sangran voluntariamente antes de entrar al ring, siempre logra despertar en el público emociones y mecanismos emocionales y mentales únicos. En el libro abordo varios de ellos.

¿Consideras que hace falta más literatura sobre la lucha libre?

En el aspecto que salen pocos libros sobre el tema. Es un deporte poco estudiado por otras disciplinas que no sean la historia o la crónica.

Sí creo que hace falta una aproximación mayor, sobre todo a nivel de libros de alcance popular, pues como pude constatar al realizar uno de los ensayos, donde tuve que acudir a la biblioteca del Museo de Antropología, a nivel académico hay muchos estudios interesantes que se difunden muy poco.

TE RECOMENDAMOS: Padece sobrepeso 71% de la población de NL

Me tocó ver una tesis sobre qué representa la música que cada luchador usa al entrar al ring, por ejemplo. Y aún en la historia hay poco.

Hay más libros de fotografía sobre la lucha libre en circulación, quizá por la facilidad para exportar tales trabajos, pero muy poco sobre la psicología, la sociología, la filosofía que se pueden desprender de los muchos circuitos de lucha libre mexicana.

Además incluyes entrevistas con expertos, ¿cómo trabajaste con toda esta información a nivel de estructura del libro?

Fue necesario encasillar el tema de la sangre de acuerdo con las disciplinas a tratar. Hay aspectos laborales de los luchadores, trabajadores especializados a fin de cuentas, que se mencionan poco. Lo cual tiene poco que ver con la sangre como herencia de nuestro pasado prehispánico, que también se aborda.

Son ensayos que hablan de muchas disciplinas y sobre todo que provocan al espectador a querer indagar más, muchas veces sobre sí mismo.

¿Salieron aportes nuevos a la lucha libre mexicana tras abordar el tema de la sangre?

Creo que sí. Quienes han leído el libro se percatan que no solo es un deporte-espectáculo, también es un reflejo de quienes lo ven. Termina por ser un libro que invita a la autoreflexión, al autoconocimiento.

Al final se trata de una actividad humana que siempre nos habla de partes profundas del mexicano, incluso de quienes no las ven por la razón que sea. ¿Cómo encauza el espectador el tema de la sangre?

En el aspecto de que tú dices, solo quieren ver sangre dentro de la arena y no afuera. En las entrevistas con los psicólogos encontré que ni es perjudicial para los niños (siempre y cuando los padres los guíen, como deben hacerlo en toda actividad), ni torna en violentos a los adultos.

Abordar el tema bajo el examen de búsqueda de sensaciones demostró que hay personalidades forjadas antes y después de la lucha libre.

Ya en el trabajo de campo, ¿has visto alguna de esas grandes batallas luchísticas en la Arena Coliseo de Monterrey?

La Coliseo de Monterrey es una de las más importantes y hacer historia de las luchas más señeras sería muy largo. La que más recuerdo, aunque no puede estar presente, es la lucha de máscaras entre Villanos contra Brazos. No le pusieron "La lucha del siglo" por nada.