Google y Novartis desarrollan lentes de contacto "inteligentes"

El invento de la firma estadunidense puede ayudar a pacientes diabéticos, pues monitorea los niveles de glucosa con las lágrimas y después envía los datos a través de un sistema inalámbrico.
Tienen una antena más fina que un cabello humano.
Tienen una antena más fina que un cabello humano. (AP/Archivo)

Zúrich

El grupo farmacéutico suizo Novartis anunció ayer que su rama dedicada a la oftalmología concluyó un acuerdo de licencia con Google sobre su tecnología de lentes de contacto inteligentes con fines médicos, con el fin de desarrollar y llevar al mercado este tipo de artefactos.

El desarrollo, que fue anunciado por Google en enero, principalmente está dirigido a los pacientes que tienen diabetes, ya que el lente fue diseñado para medir los niveles de glucosa de una persona.

No obstante, la farmacéutica dijo que también estudia crear un modelo que ayude a personas con presbicia (vista cansada) que no son capaces de leer sin lentes convencionales.

Aunque se pueden desarrollar más funciones, el interés de Novartis en esta tecnología se centra por el momento en esos dos segmentos, precisó el grupo en un comunicado de prensa.

Este acuerdo entre Alcon —filial de Novartis que se encarga de la salud ocular— y el grupo informático estadunidense puede revolucionar el cuidado de la vista, indicó la compañía suiza en un comunicado de prensa.

Idea original

La idea original del desarrollo es ayudar a los pacientes diabéticos a controlar su enfermedad a través de un lente capaz de medir el azúcar y conectarlo a un aparato médico con una conexión inalámbrica para desplegar la información.

Este sistema representa un potencial alivio para millones de diabéticos que tienen que pinchar sus dedos para extraer su sangre hasta 10 veces al día con el objetivo de controlar los niveles de glucosa en la sangre

Los dispositivos están equipados con un chip inalámbrico y un sensor, incluidos entre dos capas de material de un lente blando de contacto.

Según Google, este dispositivo electrónico en miniatura es capaz de detectar los niveles de glucosa obteniendo la información de las lágrimas, posteriormente los lentes de contacto envían los datos a una aplicación instalada en un smartphone o una tablet a través de una antena más fina que un cabello humano.

Los prototipos que se manejan pueden generar una lectura de los niveles de glucosa por cada segundo y la intención de la compañía californiana es que se puedan utilizar como un sistema de advertencia.

Google también anunció que está explorando la integración de minúsculas luces LED en el dispositivo, que puedan encenderse para indicar que los niveles de glucosa están por encima o por debajo de ciertos umbrales.

El proyecto se encuentra en “sus inicios”, aunque la firma tecnológica destacó en su blog oficial que el prototipo ya ha pasado por diversos estudios de investigación clínica y que trabajan con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés), organización encargada de la aprobación de medicamentos.

“Estamos en conversaciones con la FDA, pero aún queda mucho trabajo por hacer para convertir esta tecnología en un sistema que la gente puede usar”, acotaron.

Dos líderes

A inicios de 2014 Google hizo públicos sus planes para buscar otra empresa con la capacidad de comercializar esos lentes de contacto inteligentes.

“No vamos a hacer esto por sí solos, tenemos la intención de buscar socios que son expertos en la oferta de productos como éste al mercado y que utilizarían nuestra tecnología”, destacaron en su blog.

Casi siete meses después parece concretarse la asociación de estas dos empresas líderes en sus ramos, aunque falta que la transacción entre Alcon y Google sea aprobada por las autoridades de competencia en Estados Unidos.

Esta alianza permitirá combinar los avances tecnológicos de Google de miniaturización de aparatos electrónicos con la experiencia de Novartis en el ámbito farmacéutico y en los aparatos médicos.

“Estamos deseosos de trabajar con Google para combinar su tecnología avanzada y nuestros extensos conocimientos en biología para responder a necesidades médicas no satisfechas”, declaró Joseph Jiménez, director general de Novartis.

Jiménez subrayó que este acuerdo es un paso importante para comprender las enfermedades más allá de los límites de la medicina tradicional.

“Nuestro sueño es utilizar la última tecnología de miniaturización de la electrónica para ayudar a mejorar las vidas de millones de personas”, dijo por su parte Sergey Brin, uno de los cofundadores de Google.

• • •

Hallan gen que retrasa el Alzhéimer 

Científicos canadienses descubrieron un gen que puede retrasar al menos cuatro años el desarrollo de alzhéimer, según un estudio publicado ayer.

Una variante natural de un gen llamado HMG CoA reductasa, presente en 25% de los estadunidenses y canadienses, reduce considerablemente los riesgos de padecer esa enfermedad mental, escribieron en la revista Molecular Psychiatric Journal.

“Constatamos que entre los sujetos portadores de esta variante genética, los riesgos de desarrollar el padecimiento disminuyen 50% en las mujeres y 30% en los hombres”, dijo Judes Poirier, responsable del estudio realizado por el Instituto Universitario de Salud Mental Douglas y la Universidad McGill de Montreal.

Este gen ya es muy conocido entre los científicos que trabajan en el área cardiovascular debido a su papel en la producción de colesterol. “Si tuviéramos un medicamento que nos permitiera retrasar cinco minutos la aparición de esta enfermedad, podríamos reducir a la mitad el número de casos de alzhéimer en una generación”, estimó Poirier.

El mal de Alzheimer es la forma más común de demencia entre viejos con 40 millones de afectados en el mundo, lo que supone un desafío para los sistemas de salud y para la ciencia, pues aún no hay cura.

AFP/Montreal

• • •