• Regístrate
Estás leyendo: Soy todo terreno; fui cajera y becaria en el Congreso: Ana Lilia
Comparte esta noticia
Martes , 19.03.2019 / 11:45 Hoy

Soy todo terreno; fui cajera y becaria en el Congreso: Ana Lilia

Entrevista

La legisladora federal relata parte de su trayectoria política desde su formación profesional y sus primeros empleos.
Publicidad
Publicidad

Todo terreno, adaptable a circunstancias, lugares y comida. Nada exigente, pero muy firme en sus decisiones. De buen diente y con objetivos muy claros en la vida respecto a su familia y principios que la rigen. Así es la diputada federal, Ana Lilia Herrera Anzaldo, quien la vida le dio la oportunidad de trabajar muy joven, pero con poco tiempo para divertirse.

El tiempo lo ha aprovechado para trabajar desde los 17 años, cuando empezó como cajera en una tienda de autoservicio.

El terminar las clases en la universidad no fue momento para planear a qué antro ir ni para quedarse a platicar con sus amigos, sino para correr, tomar el camión y trabajar; primero por necesidad, ahora por gusto.

Pocas veces se le ha visto dudar de alguna respuesta. No hace futurismo. Se concentra en el presente. Es considerada como una de las políticas más trabajadoras de la entidad; de hecho, suspendió sus actividades unas horas antes de que naciera su primera hija y una semana antes del segundo, porque tenía gripa y no podía tomar medicamentos.

Soy una mujer muy aburrida, no soy fiestera, soy poco complicada. Soy mujer, esposa, hermana, madre, poco sofisticada, voy al súper y al mercado, me gusta cocinar de repente, crecí en Ecatepec, me gusta cuidar que mis hijos coman de todo, soy una mujer muy sana, como de todo, tengo orígenes oaxaqueños. No soy una mujer de excesos, no bebo, no fumo; soy todo terreno, me gusta andar en bici y la música que escuchan mis hijos; trato de estar siempre ahí; mi plan favorito siempre es con mi familia.



¿Cómo es para tí un día normal?

Me levanto a las 5:30 de la mañana, los despierto, los arreglo, veo que desayunen, obviamente son hijos del transporte, salen ellos y me meto a darme un regaderazo, pero si tengo una cosa muy temprano ya me bañé antes. Muchas veces llego y ya están dormidos, llego a revisar tareas, si puedo me escapo y como con ellos. Ellos se han tenido que adaptar a mi ritmo de trabajo, tienen clases hasta tarde tres días a la semana.

¿Estabas embarazada cuando eras diputada local?

Si, de Alejandra trabaje hasta el día que nació, estaba dando una audiencia en Chapultepec, fui a audiencia en la mañana, ya me sentía cansada, como a las 12:00 o 1:00 termine de dar audiencia me empezaron las contracciones. De Fernando deje de trabajar una semana antes porque me dio mucha tos y gripa, desde entonces mis hijos están acostumbrados a que su mamá trabaje.

¿Cuándo empezaste a trabajar?

A los 17 años como cajera en un súper mercado; siempre combiné el estudio con el trabajo y la verdad es que disfruto mucho mi trabajo, el haber empezado a trabajar a una edad tan temprana me permitió valorar lo que había en casa, el esfuerzo que representa obtener un ingreso y la oportunidad que tienes de estudiar. Cambia tu actitud en cualquier trabajo, porque un trabajo es aptitud, pero también es actitud. Nunca me he quejado del trabajo.

¿Te ves sin trabajar?

Sí, pero no sé si podría. Cuando veo a alguien en un cafecito, leyendo, digo "qué rico", pero no sé si yo podría.

No me sé quedar quieta, leo al menos un libro al mes, me gusta la poseía, muchísimos autores, escribo en varios periódicos nacionales y locales, hice una maestría en Derechos Humanos porque me hacía falta y eso me ayudó mucho porque los abogados razonan de otra manera, ahora leo muchas sentencias.


¿Qué otra cosa habrías estudiado?

Yo quería estudiar lengua y literatura, pero no me veía encerrada en un cubículo, tampoco dando clases, aunque es algo padrísimo, Estudie Ciencias de la Comunicación en la UNAM. Trabajaba y estudiaba, en ese tiempo era secretaria, por necesidad; mis amigos se iban al cine, yo siempre estaba corriendo, salía disparada para ir a trabajar, pero creo que eso me hizo muy competitiva y capaz de resolver.

Fui secretaria en una oficina, asistente de producción, entré a hacer mi servicio social a la Cámara de Diputados hace muchos años, fui y me le planté al director de Comunicación y le dije: yo quiero hacer mi servicio social, pero lo quiero hacer en la redacción, creo que le caí en gracia y me dijo vente mañana, a los tres meses me dijeron "le echas muchas ganas, tenemos una plaza muy chiquita", y pues bueno, ahí empecé.

¿Te imaginaste en la política?

Ahí no. Disfrutaba mucho la Cámara, me encantaba porque eran todos los temas, las posiciones. Luego me invitaron a la Fundación Colosio, me iban a pagar un poco mejor y creí que era momento de hacer un cambio, estuve con Rosario Green, una mujer admirable. Nunca pensé que me iba a dedicar a otra cosa, hasta que fui secretaria técnica del Consejo de Población, ese fue el parteaguas, el paso determinante, ahí supe que me quería dedicar a la administración pública.

¿Estás contenta con lo logrado... a qué más aspiras?

He sido muy afortunada por estar y hacer, eso es muy valioso. No hago futurismo, creo que si te concentras en el presente y haces bien lo que te corresponde, no tienes una opción, sino varias, si lo haces a medias y piensas en el futuro, descuidas la oportunidad que tienes de construir.

Estoy contenta. No tengo negocios, ni conflicto de intereses, vivo de mi trabajo y creo que eso te da libertad y tengo claro que tengo que seguir trabajado, me gusta, lo necesito y me queda claro que las oportunidades se ganan hoy.

LC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.