• Regístrate
Estás leyendo: “Fui noviero, amiguero y pecador estándar... lo normal”
Comparte esta noticia

“Fui noviero, amiguero y pecador estándar... lo normal”

Entrevista | MARKO CORTÉS

Al dirigente nacional del PAN le gusta relajarse a bordo de un tractor en sus huertas de aguacate y sus ratos libres son para sus hijos, a quienes busca llevar al Azteca a ver a Monarcas, el equipo de sus pasiones.
Publicidad
Publicidad

A Marko Cortés (Zamora, 1977) le gusta relajarse a bordo de un tractor en sus huertas de aguacate de Jalisco o Michoacán. El dirigente nacional del PAN combina sus actividades al frente del partido con la vigilancia permanente de sus cultivos.

Su tiempo libre es siempre para sus hijos, pero su meta personal más próxima es tener una hija. En lo político, el objetivo es regresar al PAN a la Presidencia y en lo inmediato lograr que Morena pierda la mayoría en el Congreso.

Entrevistado en sus oficinas de la colonia Del Valle, habla de su partido, sus huertas, su familia y su afición por el equipo de futbol Monarcas Morelia, sus pasiones.

También se define panista “de corazón, de convicciones y de carrera”; cocina cuando se trata de hacerlo frente a una parrilla y recuerda que en sus tiempos de universidad fue muy “amiguero”, así como “un pecador estándar”.

Sobre su niñez, “dicen que fui demasiado inquieto. En la escuela iba bien, pero en conducta no tan bien, esa parte costó trabajo. Una vez le tiré las lociones a mi mamá en la taza del baño y otra vez encendí unas plantas secas en la sala de la casa”.

¿Por qué dedicarse a la política?

Porque desde muy chico participé. A los 11 años ya andaba por ahí en un evento con Manuel Clouthier. Mis papás no eran panistas, pero fueron a ese evento y me llevaron junto con mis hermanos. Luego hubo la posibilidad de tener una cena con Clouthier en Zamora, en casa de Alfonso Méndez Ramírez y acompañé a mis papás, quienes eran amigos de Alfonso, y hubo esa oportunidad de convivir unos segundo y ver a un señor que quería que las cosas cambiaran en México, que lo decía con pasión, que convencía. Yo dije: “¡Este es el bueno!”.

A los 17 años me fui a Morelia y venía la campaña de Felipe Calderón para alcalde. Iba a la universidad y los fines de semana o por las tardes andaba en campaña o con las brigadas de jóvenes. Felipe se movía en el camión que bautizaron como El Jefe, y nosotros en El Aguafiestas, que era el que usó Diego Fernández un año antes.

***


¿Qué está leyendo? «‘El Principito’, de Antoine de Saint-Exupéry, se lo leo a mis hijos». (Especial)

De esos tiempos de universidad y formación política, Cortés evoca un detalle que pocos conocen: formó parte de una rondalla de la Facultad de Contabilidad y Administración, en la que tocaba la guitarra.

“Mi tiempo libre ahora lo tienen mis hijos, mi hobbie es jugar con ellos, tengo dos y uno en camino”.

¿Cocina?

Solo carne asada. Cuando se trata de las brasas, soy el responsable; pollo, pescado a la talla, camarones, verduras. La parrilla es lo mío, me gusta y disfruto desde prender el fuego hasta calentar las tortillas.

¿Qué le gusta comer?

Todo. Algo muy michoacano es el chile pasilla relleno de uchepo. El uchepo es tamal de maíz tierno con leche, es dulce, le pones crema, chile y queso Cotija, es un gran platillo.

En mis huertas me gusta manejar el tractor. Es un trabajo relajante, se tiene que revisar el fruto, que se estén colocando bien los fertilizantes, los fumigantes, hay que hablar con los trabajadores. Al final siempre hay también una carnita, pero esa nos la preparan.

¿Qué le divierte?

Jugar con mis hijos. Ya sea que esté jugando carritos con mi hijo pequeño o ajedrez con el grande, yendo a nadar, a andar en bici, a pasear el perro, mi tiempo libre es para mis hijos, siempre.

¿Lee algo actualmente?

Demasiadas noticias a diario. Aquí el chiste es mantenerse informado con los que suscriben y los que opinan. A mis hijos les estoy leyendo El Principito. Es un libro que te anima y te hace soñar.

¿Fue noviero?

Sí, como todos; amiguero, pecador estándar, lo normal.

¿Cuáles considera sus mayores logros y fracasos políticos?

Mi mayor logro, sin duda, es ser el dirigente del partido, porque soy un panista de corazón, de convicciones y de carrera. Mi mayor fracaso es no haber logrado en una elección ordinaria y en una extraordinaria la presidencia municipal de Morelia, porque teníamos el escenario muy favorable y lo increíble es que, aunque tengas un buen escenario personal, te gana el escenario macro.

¿Y su mayor logro personal?

Poder haber hecho una familia, el logro más importante son mis hijos.

¿Qué le gustaría lograr?

En lo personal, tener una hija, una niñita. En lo político, que en 2024 Acción Nacional gobierne de nuevo el país. Previo, que en 2021 Morena pierda la mayoría en la Cámara de Diputados y regrese la pluralidad, el debate y el equilibrio.

¿Aficionado de los Monarcas?

Sí, del Morelia, espero pronto llevar a mis hijos a un partido en el estadio Azteca, ojalá sea una final.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.