• Regístrate
Estás leyendo: Crecen recomendaciones por violaciones graves a derechos humanos
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 01:46 Hoy

Crecen recomendaciones por violaciones graves a derechos humanos

Reportaje | Guardia Nacional

Un análisis de los señalamientos que emite la CNDH muestra un aumento de agresiones por parte de elementos de las fuerzas armadas y la Policía Federal; de un sexenio (el de Calderón) a otro (el de Peña) los casos pasaron de uno a 13.
Publicidad
Publicidad

Un análisis de las recomendaciones que emite la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) muestra un aumento en el número de violaciones graves a los derechos humanos por parte de elementos de las fuerzas armadas y Policía Federal: de un sexenio (el de Felipe Calderón) a otro (el de Enrique Peña Nieto) las recomendaciones pasaron de una a 13.

El segundo visitador general de la CNDH, Enrique Guadarrama, asegura que de 2006 a la fecha tiene registrada una disminución en el número de quejas ciudadanas contra el Ejército (60% menos del sexenio de Calderón al de Peña Nieto), la Marina (46% menos) y la Policía Federal; también hay una baja de las recomendaciones que ha emitido la comisión, pero, paradójicamente, aumentaron las recomendaciones por violaciones graves, en las que elementos de estas corporaciones son señalados como responsables de tortura, desaparición forzada y malos tratos.

Las fuerzas armadas pasaron de no tener ningún señalamiento de la CNDH por violaciones graves en el sexenio de Calderón a contar con ocho en el de Peña Nieto.

En el mismo periodo la Policía Federal pasó de tener una recomendación por violaciones graves a contar con cinco en el sexenio anterior.

Hay patrones de comportamientos, según la CNDH. En las cinco recomendaciones por violaciones graves de elementos concernientes a la Secretaría de la Defensa Nacional, la comisión señala que el Ejército incurrió en la práctica constante de “amarre de extremidades (manos y/o pies), golpes, vendado de ojos, agresiones psicológicas, descargas eléctricas (dos personas), golpes con objetos (en glúteos y plantas de los pies), intentos de asfixia y actos violentos en general”.

Esto, de acuerdo con la recomendación 16/VG, dirigida a la Sedena, en la que la CNDH describe un patrón de comportamiento de los elementos militares cuando “realizan detenciones de personas alegando supuestos casos de flagrancia o de denuncias anónimas y que derivan en actos violatorios de derechos humanos”.

El análisis deriva de seis expedientes de hechos ocurridos en Chiapas, Durango, Estado de México, Jalisco, Nuevo León y Tamaulipas, entre 2010 y 2014. En estos, la comisión acreditó que, posterior a su detención, los agraviados fueron retenidos ilegalmente, que algunos fueron llevados a instalaciones de la Sedena y otros a diversos inmuebles, en donde sufrieron agresiones y permanecieron retenidos por un tiempo excesivo, para finalmente ser puestos a disposición del Ministerio Público federal.

“El tema del Ejército en las calles es de alto riesgo para los derechos humanos. Es una mala noticia que se pudiera normalizar algo que la Constitución establece como excepcionalidad”, sostiene Guadarrama en alusión a la posible creación de la Guardia Nacional.


Desaparición forzada

En el caso de la Secretaría de Marina, las recomendaciones por violaciones graves pasaron de cero casos en el sexenio calderonista a tres en el gobierno peñista. Entre las violaciones la CNDH documentó por lo menos cuatro expedientes que tienen en común la desaparición forzada (de 10 personas), hechos imputables a elementos de la Semar, según la recomendación 11/VG/2018, emitida el 27 de julio del 2018 al entonces secretario de Marina, almirante Vidal Francisco Soberón Sanz.

En estos casos se incluye la desaparición forzada de dos menores de edad ocurridos el 29 de julio de 2013 y documentados en el expediente CNDH/2/2013/5675/Q, en el que se narra que los jóvenes circulaban en una camioneta por la colonia Reservas Territoriales, en el crucero entre los bulevares Rea y Carlos Canseco, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y se toparon con un retén de la Semar.

Los marinos les ordenaron bajar del vehículo para realizar una revisión de rutina; después les ordenaron que subieran a camionetas oficiales, porque se los iban a llevar detenidos, trasladándolos a la Ciudad Deportiva para su investigación. Desde ese día a la fecha de la emisión de la recomendación, no se ha tenido noticias de los menores de edad.

Derivado de la desaparición de las 10 personas que citan los seis expedientes, la CNDH recomendó a la Marina “se continúe con la búsqueda efectiva para lograr la localización inmediata y la presentación con vida, o en su caso se localicen los restos mortales y se entreguen a sus familiares”.

Además solicita al secretario “impartir al personal naval un curso de capacitación en materia de derechos humanos, con énfasis en las disposiciones contenidas en la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas”.

La PF también

La Policía Federal pasó de una recomendación por violación grave a derechos humanos en el sexenio de Calderón a cinco en el de Peña Nieto.

En la recomendación 13VG, la CNDH analiza 14 expedientes de queja de violaciones a los derechos humanos por parte de elementos de la Policía Federal, al realizar detenciones arbitrarias e ilegales, cateos ilegales, malos tratos, y se refiere a víctimas de tortura.

En estos 14 expedientes se identificó a 28 víctimas, entre las cuales tres eran menores de edad y ocho mujeres, en un periodo que comprende casi cuatro años: del 8 de abril de 2012 al 6 de febrero de 2016.

“A la Policía Federal también tendríamos que darle una fuerte dosis de preparación en temas de derechos humanos para que estén a la altura de las circunstancias”, concluye Guadarrama.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.