• Regístrate
Estás leyendo: Viajar te abre la puerta del aprendizaje: Rafael Herrera
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 06:28 Hoy

Viajar te abre la puerta del aprendizaje: Rafael Herrera

Los viajes ilustran, en la vida te acuerdas más de los lugares que conoces que de lo aprendido en la escuela, así es como el líder de la Canaco Puebla define una de sus mayores pasiones en la vida
Publicidad
Publicidad

Los viajes ilustran, en la vida te acuerdas más de los lugares que conoces que de lo aprendido en la escuela, así es como define Rafael Herrera Vélez, actual presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco), una de sus mayores pasiones en la vida.

En entrevista para MILENIO PUEBLA, el arquitecto de profesión, revela su gusto por conocer nuevas culturas y recuerda la transformación de la angelópolis desde el Centro Histórico, ya que de niño vivió en la calle 6 Oriente, hoy conocida como la Calle de los Dulces.

Comentó que conoce casi todo México, así como diferentes partes del mundo, y resaltó su suerte que desde joven nunca tuvo que pedir un empleo, porque afortunadamente el trabajo “siempre llega”.

“Lo que me gusta hacer en mis ratos libre es viajar. Desde pequeño, con mi padre estábamos fuera. No recuerdo haber pasado un domingo en casa, siempre salimos, si había futbol íbamos. Alguna obra de teatro. Los fines de semana siempre nos la pasamos conociendo otros lugares, visitando familiares o en alguna excursión. Desde muy pequeño empecé a conocer distintos estados del país, conozco casi todo México, casi todo Puebla me gusta mucho.

¿Qué significa viajar?

-Aprendizaje. Es muy enriquecedor conocer otras culturas, otras formas de vida, ahora en esta responsabilidad frente a Canaco, procuro viajar para conocer experiencias y buenas prácticas. Por ejemplo, en Lima, Perú uno no ve ambulantes por ningún lado, hay mucho orden. Cuando ves cosas así, puedes comparar. He estado en Europa, España, Italia, Francia, Alemania, Holanda, nueva York, Perú, República Checa, soy arquitecto y para mí es bueno conocer la cultura, el patrimonio en otros lugares, obras de arte, ir al teatro en otro lugar. Me gusta ver qué hay en otras ciudades para conocer las buenas prácticas, cuando sales ves otras realidades.

¿Qué deporte le gusta?

-Algún tiempo jugué voleibol, no soy bueno para el futbol, pero tengo más habilidad con las manos. No tengo algún equipo, me gusta salir a caminar por salud.

¿Cuál es su lectura preferida?

-Ahora estoy leyendo a Andrés Oppenheimer, innovar o morir, las empresas, las personas, deben romper paradigmas para mejorar, la lectura me ha llevado a conocer muchos lugares, me gusta conocer las cosas. El Ayuntamiento lanzó el año pasado el programa Ándale, y se decía que era un programa como en Nueva York, entonces fui, te das cuenta que puede haber programas, pero bien pensados, te das cuenta de que a veces necesitas mucho dinero en infraestructura.

¿Cómo fue su niñez?

-Soy poblano cien por ciento. Mi niñez la pase en el Centro histórico, vivía en la calle 6 Oriente número 5, en la calle de los Camotes, o conocida como la Calle de los Dulces, ahí jugaba de niño, iba al cine Guerrero, jugaba frente a Los Portales. Comía tortas en el Girofle en el pasaje del Ayuntamiento, una tortería que ya tiene más de cien años. Toda la vida giraba en torno al Centro Histórico, era el principal centro de abasto de Puebla. Llegaban todas las rutas de camiones, había ambulantes, no como ahora, ni mercancía robada como ahora. Me tocó ver transformaciones muy fuertes de cuando era el Centro Comercial más grande y cómo Jorge Murad, presidente municipal entonces, se dedicó a quitar los ambulantes, construyéndoles la Central de Abasto y siete mercados de apoyo en la capital poblana. También estaba la feria en el Paseo Bravo, un zoológico, un lago con lanchas. Antes todo lo hacías caminando, todo quedaba cerca, hace falta diseñar muchas cosas para que la ciudad tenga otra vez vida urbana y volver a caminar.

¿Cuál es su comida favorita?

La poblana, tacos árabes, una buena cemita, las tres cosas que come el poblano, cerdo, cochino y marrano. Cuando uno viaja, la comida es lo que más extrañas. Vas a otros lugares de México, excepto Oaxaca o Yucatán y no hay como comer en Puebla.

¿Y baila?

Sí, bailo mal, pero me gusta, trato de seguir el ritmo.

¿Algún lugar por conocer en su lista de viajes?

La lista es interminable. Me gustaría conocer Brasil o Argentina. A veces lo que falta es dinero, pero ahora es más fácil viajar. Siempre les digo a los jóvenes que inviertan una parte de su dinero en viajar, porque si yo te pregunto de qué te acuerdas de tu vida escolar, te acuerdas más de tus clases o de las excursiones que hiciste. Los viajes ilustran. Es algo que procuro fomentar y que la gente lo haga. Cuando voy a contratar a alguien, si llegan dos personas y las dos tienen un currículum idéntico, les pregunto quién ha viajado más, y contrato a quien ha viajado más, porque una persona que viaja tiene que resolver muchos problemas, se vuelve más capaz, rompe sus miedos.


ARP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.