• Regístrate
Estás leyendo: Ruri, deja el miedo para ser mujer
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 18:51 Hoy

Ruri, deja el miedo para ser mujer

La estudiante se define como valiente, guerrera y fuerte; a unos días de regresar de la preparatoria, decide cambiar su guardarropa y lucir maquillaje.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Ruri tiene 18 años y cursa el último semestre en la Preparatoria número 5 de la Universidad de Guadalajara. Hasta hace un par de semanas acudía a tomar clases vestida con ropa de varón, pero decidió dejar atrás el miedo y el qué dirán. Así que a 76 días de concluir el bachillerato ya ingresa al plantel con ropa de mujer y maquillada. Su cabello natural es ondulado.

Poco a poco “mis compañeros vieron un cambio físico y me fui convirtiendo en la mujer que siempre fui”, expresó emocionada la joven, quien explicó que si antes no se maquillaba fue para evitar ser víctima de bullying al interior de la escuela.

“Era como vete más discreta, con poquito maquillaje, pero más que nada por el bullying”, dijo. Ahora, sus compañeros le transmiten seguridad y algunas de ellas, hasta le prestan cosméticos.

Ruri se define como una mujer valiente, guerrera y fuerte, sin embargo, reconoció que este proceso de cambio no ha sido fácil.

“Me costó más que nada como la aceptación propia, el decir desde pequeña me siento como mujer, pero por qué tengo pene, entonces desde pequeña me costó mucho esa parte. De lo otro que me gustan los hombres, pos (sic) ya sabía desde que nací prácticamente, pero sí me costó más que nada como el entender mi situación”, narró.

De hecho, tenía miedo, pero “eso lo sabía desde chiquitita”. En la escuela, Ruri entra sin problema al baño de mujeres. Asegura que ninguna compañera le ha dicho algo y al sanitario de hombres simplemente no se para, porque “no soy hombre”, sostiene.

La joven de 18 años tiene cuatro hermanas y sus padres María Guadalupe y Rurico la apoyan incondicionalmente. Incluso, la aconsejan a que este proceso de transformación lo desarrolle en “calma y con seguridad”.

Aunque la sociedad siempre la observa, quizás porque es “algo nuevo” ser mujer transgénero, las miradas las toma como una admiración hacia su persona.

En entrevista, señaló que una vez que termine la preparatoria buscará estudiar modelaje y maquillaje. “Es lo que me gusta y en lo que soy buena”, compartió, al tiempo de anunciar que también creará un
canal de YouTube para que “otras chicas que sean transgénero que vean que sí se puede”.

“Yo les diría que se tomen su tiempo, que todo es poco a poco, que sus padres les apuesto que los aman, pero puede ser que les cueste trabajo, y ante la sociedad”. 

Ruri aspira someterse a un par de cirugías. Una donde le afilen su
rostro y otra donde le coloquen implantes mamarios. “Mis bubis
son muy importante para mí y emocionalmente voy bien, bendito dios el apoyo de mis compañeros fue para mí algo muy bueno y me dio como seguridad”, subrayó.

Nunca ha tenido novio, pero piensa que el amor es bonito; disfruta la
amistad, cree en Dios y su familia representa “amor, apoyo y esa palanca” para seguir adelante. Ella se visualiza feliz, plena, con una pareja y con dos hijos.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.