• Regístrate
Estás leyendo: Consejos y posturas para explotar el oral
Comparte esta noticia
Jueves , 21.03.2019 / 08:36 Hoy

El sexódromo

Consejos y posturas para explotar el oral

Verónica Maza Bustamante

Publicidad
Publicidad

El sexo oral podría colocarse en el primer lugar del combo ganador que puede llevar a hombres y a mujeres al orgasmo, al disfrute de nuevas sensaciones y a la exploración con mayor número de matices posibles, si se comprendiera que su práctica va mucho más allá de pasar la lengua o los labios por los genitales.

Les recomiendo que se pongan de acuerdo con su pareja para que dediquen un encuentro a explotar las virtudes y placeres de las oralidades, olvidándose durante el mayor tiempo posible de lo demás. Así podrán sentir y comprender su poder, el cual va más allá de servir como “preámbulo” al coito o como una fase que se debe cumplir aunque no se disfrute.

Hombres y mujeres me han contado que no les gusta el sabor del sexo ajeno o la sensación de tenerlo en la boca, aunque es más común que se sientan avergonzados y avergonzadas de sus propios cuerpos, por lo que no le permiten a la otra persona que se explaye por temor a verse mal, tener un olor desagradable o no saber cómo comportarse.

Por eso, aquí van algunos consejitos básicos acompañados de otros para aquellos que lo disfrutan pero saben que puede haber algo más por sentir.

1. Traten de bañarse antes de la sesión especial de sexo oral. Los genitales tienen sus propios aromas y no debería avergonzarlos. Pero ayuda quitarse ese peso de encima, así que una ducha les dará una sensación de limpieza, suavidad y frescura.

2. El sexo oral no incluye solamente al pene y la vulva, ¡sino a todo el cuerpo! Hay hombres que tienen mucha sensibilidad en los pezones y mujeres que disfrutan con los puntos erógenos ubicados en el cuello y la parte alta de la espalda. Los muslos y las nalgas son un gran lugar para morder, las sensaciones en los pies llegan a ejercer tal placer que hasta se han convertido en fetiche. Los labios tienen diversas terminaciones nerviosas y lamer esa parte llegando a las mejillas puede convertirse en una fascinante actividad en los momentos de mayor excitación. En pocas palabras, el sexo oral debe aplicarse en toda la anatomía.

3. Para hacérselo a una mujer: no olviden que el clítoris es la parte central del gozo. Succiónenlo, muérdanlo suavemente, pasen la lengua de arriba hacia abajo… y si mientras lo hacen introducen uno, dos o más dedos en la vagina, apretando hacia su boca para estimular el punto G y zonas aledañas, ¡el orgasmo será intenso!

4. Para hacérselo a un hombre: introduzcan el miembro en su boca y succionen, suban y bajen, entreténganse solo en la punta, aprieten con su mano la base o sujeten la parte inferior del pene mientras estimulan con la boca la superior. No se olviden de los testículos ni de que pueden lamer la parte exterior o llegar hasta la zona del perineo.

5. La estimulación anal durante el sexo oral puede ofrecer sensaciones diferentes para ellas y para ellos. Pregunten si pueden proceder antes de hacerlo la primera vez. Después, ¡a disfrutar!

***

Ponme la boca aquí, Macorina

Ya lo hemos dicho aquí: lo más importante cuando estamos enfrascados en un encuentro cuerpo a cuerpo es movernos, ser curiosos, dejarnos llevar por las sensaciones y hacer pausas que sirvan para bajarle una rayita a la excitación, lo cual ayudará a expandir el placer.

Algunas maneras en que se pueden acomodar para el sexo oral son:

1. La típica: quien lo va a recibir estará acostado boca arriba y quien lo va a dar puede colocarse de frente, de lado, de rodillas o con el cuerpo estirado. Escuchen los gemidos, pues dan información sobre si seguimos o cambiamos de acomodo.

2. De lado: cómoda para hacer un fellatio. El hombre se acuesta de lado y quien lo va a hacer también. Permite acariciar los glúteos o empujarlos para intensificar la penetración oral. Funciona en el cunnilingus si ella levanta una pierna.

3. De pie: el hombre de pie frente a la cama y su pareja sentada en ella. El pene queda a la altura de la boca, el cuerpo tiene mejor soporte y las manos más libertad. Al contrario: ella parada y su pareja sentada en el piso para levantar la cara y libar con entusiasmo el clítoris.

4. Sentados: él sentado en la orilla de la cama y su pareja de rodillas o en cuclillas. Este acomodo permite estimular la parte del pene pegada al vientre. Ella se puede “sentar” sobre la cara de su pareja para que ésta le haga un cunnilingus.

5. El 69: la postura clásica que puede renovarse. Cada quien se encarga de estimular al otro, pudiendo colocarse boca arriba/boca abajo, de lado, de puente o como mejor se acomoden. Siempre me ha parecido que es una buena manera de hacer un pacto de confianza en donde ambas partes se dejan llevar por el entusiasmo propio y el ajeno.

6. El multifacético: si sienten, le ponen toda su intención e intensidad al asunto y le entran a la creatividad, se darán cuenta de que hay incontables posturas cuando uno se deja llevar por el entusiasmo, acomodándose como su intuición o lógica los ponga. Lo mismo sucede con el acto en general: es posible que cada vez les parezca un acto nuevo si siguen su deseo y lo practican de manera sana, segura y consensuada.


elsexodromo@hotmail.com

@draverotica

FB: La Doctora Verótika

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.