• Regístrate
Estás leyendo: Sobre la (in)formalidad laboral
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 07:29 Hoy

Peras y Manzanas

Sobre la (in)formalidad laboral

Valeria Moy

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

México tiene un mercado laboral dual. Por un lado, un mercado informal, sin prestaciones, sin pensión, sin acceso a seguridad social ni al sistema médico. Por otro, un mercado formal, más rígido, con prestaciones y derechos. El primero es más grande.

Presento algunas cifras para poner el mercado en contexto. En México hay 125 millones 192 mil habitantes, de los cuales casi 94 millones tienen 15 años o más. La Población Económicamente Activa está formada por un poco más de 56 millones de personas. De esas, un millón 828 mil se encuentran desocupadas (no tienen empleo y están activamente buscando uno). Así, la tasa de desocupación es 3.3% y se encuentran ocupadas —trabajando— 54 millones 194 mil personas (datos de la ENOE al cierre de 2018). Esa tasa no distingue entre trabajadores formales o informales, por lo que es importante desglosarla.

La definición de quiénes se encuentran en la informalidad es enredada. La tasa de informalidad 1 (TIL1) del INEGI se refiere “a la suma, sin duplicar, de los ocupados que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo. Así, en esta tasa se incluye —además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal— a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas”. En palabras más sencillas, podemos considerar que la informalidad contempla a quienes no tienen un vínculo laboral reconocido por su empleador mediante el pago de las cuotas de seguridad social.

La TIL1 fue, al cierre de 2018, 56.6% de la población ocupada: más de 31 millones de personas. Con las cifras oportunas de empleo de marzo, la TIL1 fue 57.7%. Entre enero a febrero de este año se incorporaron 812 mil personas a la informalidad.

A marzo de este año había registrados en el IMSS 20 millones 348 mil 508 trabajadores. En ese mes se crearon 48,515 empleos; es el peor marzo desde 2009. No podemos negar un alentamiento en el ritmo de creación de empleo, que quizás hable de un freno en la actividad económica, de despidos o de sustitución laboral como resultado de transferencias.

Evidentemente la formalidad trae aparejado un costo fiscal. Entre impuestos (ISR, IVA, nómina) y aportaciones (IMSS, Infonavit) el costo para el empleador aumenta alrededor de 45%, a veces más. Ese es el costo directo, pero además vale la pena recordar que no hay una plataforma única para el pago de impuestos, cada uno se paga de forma distinta y en fechas diferentes. Tampoco incluyo los costos que conlleva la inscripción o los trámites. Por supuesto que la formalidad tiene costos, hay una seguridad social que se tiene que pagar. Pero quizás en estos costos —no solo monetarios— se encuentra el incentivo para el patrón de evadir.

La informalidad se ha convertido en un monstruo de mil cabezas. Resolverlo será todo menos sencillo; habrá que hacer reformas fiscales y cambiar el sistema de seguridad social. ¿Estará en la agenda?

@ValeriaMoy

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.