• Regístrate
Estás leyendo: El ingenio Pardavé
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 17:17 Hoy

Guanajuarte

El ingenio Pardavé

Valeria Carrillo

Publicidad
Publicidad

Actor, director, compositor, guionista y comediante, además agregaría intrépido y en extremo creativo para describir al genio que fue Joaquín Pardavé, un reconocido artista por sus obras durante la Época de Oro del cine mexicano; quien, en mi opinión, no tembló en cada oportunidad que se le presentaba de hacer algo nuevo.

Joaquín Pardavé Arce, una luminaria proveniente de Pénjamo, Guanajuato, pisaría escenarios teatrales a la edad de cuatro años con su primera obra “La cara de Dios”, una oportunidad que se dio gracias al trabajo de sus padres como actores, aunque todo se terminó cuando se vio obligado a dejar de estudiar para sostener a sus hermanos, por lo que se trasladó a Monterrey para trabajar como telegrafista a los 16 años y en ese tiempo compuso su primera canción titulada “Carmen”, dedicada a su novia de aquel entonces.

Dos años después, en Ciudad de México, se incorporó a la compañía teatral de su tío Carlos Pardavé y más adelante debutó en el Teatro Ideal donde formó parte de la obra “Los Hijos del Capitán Grant” fue en este momento que comenzó a tener fama en su carrera artística y sus logros cesarían de ese momento en adelante.

Se decía de este personaje que tenía una fuerte personalidad en el trabajo sin dejar de lado un trato amable con las personas, a las que también les demostraría su admirable responsabilidad y entrega al trabajo.

Su exuberante creatividad nos dejaría obras cinematográficas como El baisano Jalil, Los hijos de don Venancio, Una gallega en México y El mil amores, entre otras obras por supuesto; mientras que sus creaciones musicales nos remiten y nos describen con palabras de cariño a aquellas personas o lugares que más amó, dejándonos canciones como Negra consentida, Ando Picado y Pénjamo.

Escribió música, teatro y cine, escribió historias, cariños y dramas, escribió genialidades y no sólo su inventiva lo dotó de admiración por parte de quienes lo rodeaban, también su compromiso y ética laboral lo llevaron a ser respetado, una digna huella guanajuatense en el arte mexicano. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.