• Regístrate
Estás leyendo: La extraña desaparición de migrantes
Comparte esta noticia
Domingo , 19.05.2019 / 05:44 Hoy

Historias negras

La extraña desaparición de migrantes

Raúl Martínez

Publicidad
Publicidad

El pasado 7 de marzo, alrededor de las 12:50, un comando interceptó al autobús de Transpaís con número económico 9596, cuando transitaba por la carretera a San Fernando, cerca del poblado Palo Blanco.

Tras amenazar con sus armas al chofer, obligaron a bajar a 22 de los 42 pasajeros que viajaban de Tampico hacia Reynosa.

Lo inexplicable de este suceso es que al parecer los facinerosos tenían una lista con los nombres de las personas que se iban a llevar, por eso fue que, de forma casi ordenada, las “víctimas” obedecieron al comando.

Con sus armas en mano, los guiaron hacia las camionetas que tripulaban y una vez que las abordaron, con la misma rapidez con la que actuaron, desaparecieron.

El chofer del autobús, aún asustado al igual que los 20 pasajeros que por extrañas razones no se llevaron, tan pronto llegaron a Reynosa cada quien se fue por su lado, pero el chofer de inmediato informó a elementos de la Procuraduría de Tamaulipas sobre el secuestro de sus pasajeros.

De la misma manera avisó a los ejecutivos de la empresa Transpaís y ellos a su vez, reportaron el hecho a las autoridades correspondientes.

Pero extrañamente los agentes de la Policía Ministerial y de la Fiscalía Especializada en Desaparición de Personas no le dieron mucha importancia al secuestro de los presuntos migrantes.

Hasta se negaron a informar a los medios de comunicación para que alertaran a conductores y viajeros sobre posibles riesgos, pues alegaron que no era problema de ellos y que la investigación le correspondía a la Fiscalía General de la República.

Y aunque oficialmente nada se supo del secuestro de los migrantes, en las redes sí alertaron sobre lo sucedido y fue hasta que cundió el pánico que las autoridades de Tamaulipas, en voz del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, informó que en efecto el 7 de marzo al mediodía habían privado de su libertad a 22 pasajeros, quienes hasta el momento se encontraban desaparecidos.

También informó que a pesar de que no había ninguna denuncia, elementos policiacos ya se encontraban investigando para esclarecer la privación ilegal de la libertad de los 22 pasajeros.

Por su parte, el Instituto Nacional de Migración, al enterarse del secuestro de los presuntos migrantes, de inmediato solicitó la colaboración de las embajadas de Honduras y El Salvador para saber si había alguna denuncia sobre personas desaparecidas en esos países, pero en una pronta respuesta confirmaron que no había tal.

Lo extraño de este caso es que no hay denuncias, ni tampoco está confirmado si realmente sean migrantes o connacionales, pero lo cierto es que desde el día 7 de marzo hay 22 personas desaparecidas y nadie sabe de ellas.

Es obvio que no fueron abducidas por Ovnis, sino que fueron plagiadas por facinerosos, lo que significa que mientras no los encuentren, están en peligro de muerte.

Nadie olvida que en agosto del 2010, también en San Fernando, en el ejido El Huizachal, fueron masacrados 72 migrantes procedentes de Ecuador, Honduras, Guatemala y El Salvador.

Y mientras la búsqueda continúa, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno federal, Alfonso Durazo, en una rueda de prensa expresó que hay muchas confusiones al respecto.

Una de ellas es que el gobierno de Tamaulipas, y como resultado de las investigaciones que realizó, afirma que elementos de la Policía Federal escoltaron al autobús que transportaba a los migrantes, sin embargo, eso no tiene lógica, pues no existe ningún acuerdo entre la SSPC y Segob para custodiar a migrantes.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, al enterarse de la desaparición de los migrantes, dijo que si no hay denuncias, es porque ya están en Estados Unidos y que seguramente los “secuestradores” en un arreglo previo se encargaron de realizarles su sueño americano.

Por lo tanto, dijo, ya deben de estar felices al otro lado de la frontera.

Y si la hipótesis de nuestro Presidente resulta cierta, entonces descartemos que fueron abducidos por alguna nave extraterrestre, pero también que fueron secuestrados por delincuentes.

Y para rematar, el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, afirma que no es el primer caso de secuestro de pasajeros y que el primero ocurrió el 21 de febrero, cuando se llevaron a 25 pasajeros.

Lo triste es que lo declara como si fuera un delito común y sin mucha trascendencia. Al margen de su nacionalidad, se trata de muchas vidas humanas en riesgo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.