• Regístrate
Estás leyendo: Carta (naíf) a los Reyes Magos
Comparte esta noticia
Sábado , 16.02.2019 / 02:19 Hoy

Columna de Pablo Ayala Enriquez

Carta (naíf) a los Reyes Magos

Pablo Ayala Enríquez

Publicidad
Publicidad

Queridos Reyes, dado que papá Noel no fue muy efectivo la pasada Navidad, recurro a ustedes porque, creo, tres pueden más que uno. Antes de abusar, quiero ser honesto: mi regalo no es algo sencillo. Me explico.

Quisiera cerrar los ojos, contar hasta cinco y, al abrirlos, ver bien cumplida frente a mí esta listita de deseos.

Para el 31 de diciembre de este año, quisiera despertar y darme cuenta que gozo de…

1. Una magnífica salud física y emocional; que el colesterol, triglicéridos, glucosa, grasa abdominal, alegría y preocupaciones son las mismas que tiene un quinceañero, pero con dinero en el bolsillo y tarjetas de crédito sin deudas.

2. El amor de mi esposa e hijas. Que las charlas de sobremesa, caminatas, series en el sillón, discusiones de lecturas, desayunos y cenas en casa fueron muchas más de las que tuvimos en 2018.

3. La cercanía y cariño de una familia unida, empática y solidaria entre sí, orgullosos de ser familia y reacios a picarse los ojos por no tener una cosa mejor que hacer.

4. La amistad desinteresada de los colegas de trabajo y de mis viejos compañeros de escuela. Sería genial dejar de tener que leer entre líneas para descubrir la verdad verdadera que, muchas veces, se oculta tras palabras amables y sonrisas fingidas.

5. La confianza y respeto de mis vecinos. Saber que de ellos puedo esperar una relación que puede durar más que las brasas encendidas y la cerveza en una carne asada.

6. Los beneficios sociales de una conciencia cívica colectiva similar a esa que tienen los países nórdicos, y verla reflejada en cosas tan simples como la limpieza de las calles, el respeto a las reglas de tránsito, la manera en que se organizan y fluyen las colas en el supermercado, las oficinas públicas o el pago de impuestos.

7. Productos y servicios que no tengan gato escondido, para no tener que perder tiempo en asegurarme que los litros en la gasolinera sí son litros, que el del gas sí le echó lo que me cobró, que el jardinero sí compró las plantas que me puso en el jardín.

¿Ya ven por qué papá Noel no pudo con mi encargo?

Con todo, fui considerado porque omití deseos asociados a la política. Sé que cualquier cosa que les pidiera no me la podrían cumplir… aunque se lo propusieran.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.