• Regístrate
Estás leyendo: La Barbie
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 17:24 Hoy

Vademecum

La Barbie

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

Desde la adolescencia me había preguntado cómo era posible el éxito de ventas de Barbie. Por qué un sin número de niñas anhelaban poseer la colección completa de Barbies. Barbie tenista, Barbie secretaria, maestra, doctora, etc etc. La muñeca representaba la imagen aspiracional de las niñas: delgada, rubia y bien vestida, con un sin fin de accesorios.

Sin embargo, lo que más resaltaba de la muñeca, sin lugar a dudas, eran sus pechos bien formados. Los diseñadores de Mattel realizaron una muñeca no solo pensando en la población infantil; sino también en la población adulta de Norteamérica. El impacto en la cultura americana fue brutal; pronto se le acusó de promover la anorexia; porque la báscula accesorio que tenía Barbie marcaba 50kg. También fue censurada; los pechos de la Barbie están bien formados pero no tienen pezones; la moral Norteamericana no podría tolerar semejante muñeca en sus hogares.

Estudiosos del fenómeno causado por este juguete consideran que si la moral adulta se los permitiera, seguramente muchos norteamericanos adultos tendrían la colección completa de las Barbies.En Europa el fenómeno se dio con la muñeca Lilli. Durante la década de los 90’s y parte del 2000, el fenómeno perduró. Muchas niñas sin saberlo, inconscientemente anhelaban crecer como una Barbie. Mientras los adultos heterosexuales reaccionaban ante este juguete únicamente fijándose en los pechos. Esta muñeca era algo más que un juguete; la Barbie representa la obsesión de los humanos por los pechos.

Toda una moda que invadió los consultorios y quirófanos de mujeres adolescentes que desean lo más pronto posible; aun sin haber alcanzado la edad adulta y en plena pubertad quieren tener los “Pechos Grandes”.


vademecum_64@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.